«Algo tiene que cambiar por la seguridad de todos»

Andrea Migno fue otro de los que volvió a nacer ayer en Austin. Fue uno de los tres implicados en la caída múltiple de Moto3, junto a Jeremy Alcoba y Pedro Acosta, el primero en tragarse y salir catapultado por los aires desde la moto de Alcoba. El italiano lloró y estuvo unos minutos en ‘shock’ por el sustazo que se llevó.

«Afortunadamente estoy bien. Solo he pasado un poco de miedo y un poco de shock por la caída, pero afortunadamente estoy bien», le aseguraba a AS ya más calmado. Al preguntarle si había sido la caída más dura de su vida, tenía dudas, pero parece que sí por su respuesta: «Ha sido una de las caídas más duras de mi vida. Ha sido a muy alta velocidad y no podía hacer más que esperar a no hacerme daño. No podía hacer nada mientras volaba. Quien tenga que hacer algo, tiene que hacerlo ahora mismo, en esta y en otras categorías para que no pasen estas cosas, para buscar más seguridad».

A Austin se llegó con la caravana mundialista muy sensibilizada por la muerte el sábado anterior de Dean Berta Viñales, un chaval de 15 años cuya pérdida se sumaba a las recientes de Hugo Millán (14 años) y Jason Dupasquier (19), los tres en los últimos cuatro meses. Migno pide que se mejore la seguridad, consciente de que en Austin se podía haber aumentado esa lista negra: «Hay que hacer algo a nivel técnico y también para mejorar el comportamiento de los pilotos. Algo tiene que cambiar. No soy yo quien tiene que decir qué tiene que cambiar, pero algo tiene que cambiar por la seguridad de todos».

Deja un comentario