Así cambia el Citroën C3. Más personalizable y desde 12.600 euros

El C3 es el best seller internacional de Citroën, que de esta generación ha vendido 750.000 unidades hasta la fecha, de las que más de 72.000 corresponden al mercado español. De hecho, el modelo de la firma francesa se metió en 2019 entre los cinco modelos más vendidos de su segmento a nivel europeo, un éxito que en España fue tdavía mayor, pues el C3 acabó entre los tres utilitarios más vendidos del segmento B. Bajo esas condiciones, ¿es oportuno cambiar mucho?

En la firma francesa creen que no, y de ahí que estemos ante una renovación y no frente a una revolución, pues Citroën se ha limitado a modernizar detalles aquí y allá, a incluir nuevos equipamientos no disponibles hasta ahora y a potenciar la gama donde ya era fuerte. Porque se ha estudiado qué es lo que más atrae del C3 (un 65 por ciento de las matriculaciones son carrocería bitono, un 55 por ciento equipa Airbump, un 40 por ciento de los clientes prefieren el equipamiento superior…) para seguir dando fuerte ahí. Es decir, que en el C3, que estrena disñeo frontal con nuevos faros LED, hay más estilo, mayor dotación y aún más posibilidades de personalización que nunca. Así, de los siete colores de carrocería a elegir dos son nuevos (rojo Elixir y azul Spring), y si queremos un exterior bitono, ahora podemos escoger entre cuatro colores de techo, incluido el nuevo Esmeralda. Y Citroën permite ahora personalizar más aún el techo con tres decoraciones inéditas (Rojo, Techwood y Esmeralda), al margen de los llamados Packs Color, de los que hay cuatro. En ese sentido, además, el cliente tendrá las manos libres como nunca a la hora de imaginar su futuro coche, pues ahora se pueden combinar colores distintos en los diferentes detalles exteriores del coche, como carcasas de los retrovisores exteriores, soportes de los faros antiniebla… Y los Airbump de protección lateral de la carrocería han sido rediseñados, el logotipo posterior del doble chevrón va en negro cromado y aparecen nuevas llantas: Hellix de 16 pulgadas y Vector de 17.

Esa libertad a la hora de customizar el exterior se extiende al habitáculo, pues si no nos convence el ambiente interior de serie, de diseño clásico y limpio inspirado en el mobiliario nórdico, podemos solicitar el Techwood, con tapicería clara y toques de madera en el salpicadero, o el Esmeralda, que combina tonos oscuros con ese color azul y un tejido exclusivo de tipo 3D. Y los asientos Advanced Comfort, empleados ya en modelos de la marca como el C5 Aircross o el C4 Cactus, forman parte desde ahora de esos interiores personalizados. Estas cómodas butacas, que aparejan apoyacodos central en la plaza del conductor y soporte lumbar, generan un efecto acolchado al contar con espuma adicional: 15 milímetros de espesor, en lugar de los 2 milímetros en los asientos normales.

Cinco niveles de acabado

Otra novedad es que, desde ahora, la gama se compone de cinco niveles de acabado (Live, Feel, Feel Pack, Shine y Shine Pack), o que el equipamiento se moderniza. Un ejemplo es la nueva pantalla central satinada e 7 pulgadas, o el hecho de que los 11 asistentes de conducción ADAS pasen a ser 12, pues se añaden los sensores de aparcamiento delanteros. Y en materia de conectividad llegan las nuevas funciones Connect Assist, Connect Nav y Connect Play, y se simplifica su manejo, ya sea mediante la pantalla táctil o con las órdenes vocales.

Gama de tres motores

Citroën ha aprovechado también para optimizar la suspensión (los amortiguadores siguen siendo los tradicionales, y no los Progresivos Hidráulicos de C4 Cactus o C5 Aircross), mientras que en el capítulo mecánico no hay novedades, limitándose la gama a tres motores: dos de gasolina y uno diésel. Este último es el BlueHDi 100 S&S, un 1.5 de cuatro cilindros y 102 CV que homologa 3,2 l/100 km demedia NEDC y tiene transmisión manual de cinco marchas; mientras que los PureTech 1.2 tricilíndricos de gasolina son el atmosférico de 83 con caja manual de cinco marchas (4,2 l/100 km de media NEDC) y el turboalimentado de 110 CV, disponible con caja manual de seis marchas (4,6 l/100 km y aceleración de 0 a 100 km/h en 9.4 segundos) y la automática EAT6 de seis relaciones también (gasto medio de 4,7 l/100 km).

En cuanto a los precios, la renovada gama C3 arranca en los 12.600 euros de la versión Puretech 83 S&S Live, siendo la versión turboalimentada más asequible la PureTech 110 S&S Feel de caja manual: 15.850 euros. Si preferimos cambio automático, la factura de arranque son los 18.450 euros del C3 PureTech 110 S&S EAT6 Feel Pack, y si nos inclinamos por un diésel, el mínimo a pagar son los 15.000 euros del C3 BlueHDi 100 S&S Live. Todos están ya disponibles, aunque las entregas se iniciarán desde septiembre.

Deja un comentario