Audi presenta el Q4 e-tron, su SUV eléctrico menos caro

Audi ha mostrado por fin, en la enésima presentación online de esta nueva normalidad, el Q4 e-tron definitivo, el modelo final que llegará a los concesionarios. Y llama la atención por su diseño con fuerza y por su sofisticación general, que recoge detalles avanzados como una aerodinámica muy cuidada y los faros configurables, que se pueden ajustar en cuatro modos diferentes, cada uno con su propia apariencia exterior.

El nuevo Audi Q4 e-tron es el primer SUV medio eléctrico de Audi, y también su propuesta a pilas menos cara: puede bajar de 38.000 euros. Como sus hermanos mayores los SUV grandes e-tron, se ofrece con dos carrocerías diferentes: Q4 o familiar y Q4 Sportback o deportiva.

Relacionado

El Q4 se lanzará en España en junio, y el Sportback, en septiembre. Y ambos tiene una versión de acceso, denominada Q4 35 e-tron, que presenta tarifas razonables: 44.460 euros y 46.560, respectivamente. Llevan un motor de 170 CV, batería de 52 kWh y declaran una autonomía WLTP de hasta 341 y 349 kilómetros.

Pero los dos son compatibles con las ayudas del Plan Moves III (al igual que otras versiones de la gama) que podrían rebajar los precios en hasta 7.000 euros y dejarlos en 37.460 para el Q4 y 39.560 para el Q4 Sportback.

El primer SUV eléctrico de tamaño medio de Audi mide 4,59 metros de longitud, casi como los Volkswagen ID.4 y Skoda Enyaq, con los que comparte plataforma, aunque por precio y planteamiento parece más cercano a otros SUV eléctricos más exclusivos como los Mercedes EQA y Lexus UX 300e.

Audi Q4 e-tron Sportback.

La carrocería presenta una imagen moderna y con fuerza en las dos interpretaciones, pero aparte del diseño, destaca también la aerodinámica, que consigue un Cx (o coeficiente de resistencia al aire) muy bueno y casi de berlina: 0,28 en el Q4 y 0,26 en el Sportback. Y este aspecto debería otorgar un gasto energético moderado en los desplazamientos por autopista.

El interior, por su parte, que ya se vio en marzo en una presentación anterior, recuerda al de los Audi de combustión más modernos, aunque estrena elementos nuevos como el volante y la consola central, similar a la del nuevo compacto A3. Incluye cinco plazas, según Audi amplias, y el maletero, de buen tamaño, varía ligeramente su capacidad según la carrocería: 520 litros en el Q4 y 535 en el Sportback.

El sistema HUD o de proyección de información en el cristal delantero, puede ahora indicar la salida o la calle a tomar con indicaciones de realidad aumentada; el nuevo volante incluye superficies táctiles para manejar varias funciones y la pantalla central de serie, que tiene 10,1 pulgadas, podrá cambiarse por otra más grande, que llega a 11,6.

Puesto de conducción digital.

La tecnología de última generación se aprecia también en los faros, que se pueden ajustar desde el menú central y cambiar su apariencia exterior, lo que se suele denominar firma lumínica. Así, hay cuatro estilos diferentes: en unos se iluminan solo algunos módulos de la tira superior (en la imagen), en otros algunos de los inferiores, y los dos restantes tienden a formar dibujos más cuadrados, encendiendo a la vez ciertas casillas de arriba y abajo.

Y los sistemas de seguridad electrónica están también a la última. Aunque no propone nada nuevo, sí puede montar todo lo conocido, ofreciendo así una conducción semiautónoma en autopista y un alto grado de ayuda en el resto de situaciones: frenada automática de emergencia, ayuda al guiado por el carril, espejos anti ángulo ciego, reconocimiento de señales de tráfico e incluso un asistente de eficiencia predictivo que ayuda a gastar menos.

Faros: se puede cambiar la apariencia exterior.

En el lanzamiento se ofrecerán tres versiones, 35 e-tron, 40 e-tron y 50 e-tron, en cada una de las carrocerías. La primera, como se citaba, rinde 170 CV (y 310 Nm) y llega hasta 341 kilómetros en el traje Q4; la 40 e-tron sube a 204 CV (con los mismos 310 Nm) y alcanza hasta 520 kilómetros por carga, y la 50 e-tron Quattro, con dos motores y tracción 4×4, rinde 299 CV (y 460 Nm) y certifica un radio de acción de 488 kilómetros.

Con la carrocería Sportback, más aerodinámica, los rangos de uso mejoran ligeramente hasta 349 kilómetros en el 35 e-tron y a 497 en el 50 e-tron. Los valores del 40 e-tron Sportback no están todavía homologados, pero debería rondar los 530 o 535 kilómetros.

El consumo oficial, en el mejor de los casos (35 e-tron) comienza en 16,6 kWh cada 100 kilómetros, mientras que en la versión más potente (50 e-tron Quattro) llega a 17,9 kWh. Los pesos son altos en términos absolutos, y medios para un SUV eléctrico de su tamaño, con 1,9 toneladas en la variante de entrada y 2,15 toneladas en la superior.

Las prestaciones no cambian según el formato exterior, y así, los 35 e-tron aceleran de 0 a 100 km/h en nueve segundos y llegan a 160 km/h; los 40 e-tron bajan a 8,5 segundos y mantienen la misma punta, y los 50 e-tron presentan ya datos deportivos, con solo 6,2 segundos en el 0 a 100 km/h y 180 km/h. La batería de los dos últimos tiene 77 kWh.

Audi Q4 e-tron.

Para reforzar el comportamiento dinámico, son opcionales elementos como la suspensión mecánica rebajada (de serie en el acabado S-Line), los modos de conducción (de serie en Sportback) y la dirección progresiva (de serie en las versiones Quattro). Y también se puede optar por una suspensión electrónica regulable, y llantas de entre 19 y 21 pulgadas.

Más adelante, se podrían lanzar las variantes S o más deportivas, igual que en los SUV eléctricos grandes e-tron. Y estas podrían incluir un tercer motor y ofrecer una agilidad y posibilidades de configuración notables.

La recarga en casa admite hasta 7,4 kW en la versión de acceso y hasta 11 kW en las otras dos, mientras que en postes rápidos, la primera soporta 100 kW y las otras 125 kW. Según Audi, con esta última potencia de conexión se recupera en 10 minutos energía para recorrer 130 kilómetros.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Deja un comentario