Audi se desmelena con los coches eléctricos e-tron S y e-tron S Sportback de 503 CV, con tres motores y mucha tracción trasera

Audi acaba de presentar las versiones de altas prestaciones de sus primeros coches eléctricos. Los Audi e-tron S y e-tron S Sportback con 503 CV de potencia y 973 Nm de par motor son lo más avanzado de Audi en coches eléctricos, cuentan con tres motores y prometen derramadas electrificares.


El primer coche eléctrico de Audi fue el SUV e-tron 55 con sus 407 CV de potencia y batería de iones de litio de 95 kWh que le permitía alcanzar 437 km de autonomía en ciclo WLTP. Le siguió el e-tron 50 con una batería un poco más pequeña de 71 kWh y un precio más ajustado.

Al poco tiempo de poner en el mercado ese primer SUV eléctrico grande, Audi anunció una segunda versión, también del segmento SUV pero en este caso con carrocería de aspecto Coupé, el Audi e-tron Sportback.

Ahora ambos modelos reciben una importante dosis de potencia y deportividad para dar lugar a las primeras versiones deportivas de los coches eléctricos de Audi, los Audi e-tron S y e-tron S Sportback.

Audi E-Tron S ancho carroceríaAudi E-Tron S ancho carrocería Los pasos de rueda han ganado 23 milímetros pero a pesar de ello, el coeficiente aerodinámico ha mejorado

Mantienen por tanto en los coches eléctricos la misma la escala que también se aplica a los modelos de combustión, que tienen en los S las versiones de altas prestaciones y por encima, los RS como versiones deportivas de muy altas prestaciones.

Más ancho pero más aerodinámico

Al tratarse de coches eléctricos pero al mismo tiempo de coches deportivos, es importante hacer que ambos aspectos vayan acordes al aspecto y eficiencia del coche. Estos e-tron S son hasta 23 milímetros más anchos que sus homónimos no tan deportivos, diferencia que se materializa en los pasos de rueda.

Audi E-Tron S frontalAudi E-Tron S frontal

También es específica la parrilla Singleframe octogonal que va tapiada para favorecer el flujo de aire de una forma eficiente. Los paragolpes sí que lucen unas entradas de aire de dimensiones mucho más generosas que las de los e-tron normales. En la parte posterior encontramos el difusor de aire, mucho más marcado y ocupando todo el ancho del vehículo.

A pesar de ese mayor ancho, el coeficiente de penetración es de sólo 0,26, curiosamente más bajo que el del e-tron a secas que declara 0,28. Las llantas tienen unas medidas considerables, siendo las de serie de 20 pulgadas y pudiendo pedirlo hasta con llantas de 22 pulgadas, lo cual carece de mucho sentido si lo que se busca es tener un vehículo eficiente.

Audi E-Tron S lateral frontalAudi E-Tron S lateral frontal

En el interior lo que encontramos son las molduras que nos reciben al abrir las puertas con la letra S, al igual que el volante que también lo luce. Los asientos de serie son más deportivos, pero opcionalmente se puede elegir en el catálogo otro tipo de asientos todavía más deportivos que pueden garantizar que cualquiera que se siente en ellos y quiera sacarle buen partido al coche, estará bien sujeto.

Dinamismo 2.0

Llama la atención este concepto que Audi emplea a la hora de definir sus primeros coches eléctricos de altas prestaciones. Los Audi e-tron S y e-tron S Sportback pueden ofrecer una potencia total de 370 kW (503 CV) y unos más que impresionantes 973 Nm de par.

Audi E-Tron S en curvaAudi E-Tron S en curva

Lo pueden hacer solo durante 8 segundos seguidos y únicamente cuando está el modo del cambio en la posición S, la más deportiva. Con esas cifras de potencia, ambos coches aceleran de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos y pueden llegar a 210 km/h de velocidad punta, limitada electrónicamente.

En condiciones normales con la palanca en posición D, el coche solo entrega 320 kW (435 CV) y el par motor se queda en unos nada despreciables 808 Nm.

Audi E-Tron S derrapareAudi E-Tron S derrapare Al enviar más fuerza al eje posterior y simular un diferencial mecánico, se pueden hacer cosas como esta

Más allá de esos picos puntuales de potencia, lo que me parece interesante de ese dinamismo 2.0 es el hecho de que Audi anuncie que ambos modelos son capaces de ofrecer derrapajes controlables y que los coches son capaces de acelerar en curva con el mismo nivel de dinamismo que un deportivo.

La clave está en el mayor envío de potencia hacia el eje trasero, haciendo que las reacciones sean más vivas y que el coche transmita sensaciones más deportivas.

Los primeros coches eléctricos con tres motores

Audi E-Tron S esquema internoAudi E-Tron S esquema interno

La clave de esa potencia que entregan los Audi e-tron S y e-tron S Sportback la encontramos en un tercer motor eléctrico que se suma a los dos que llevan las versiones sin apellido S.

Son por tanto los primeros coches eléctricos de producción que cuentan con tres motores, adelantándose así al Tesla Model S Plaid del que tanto se habló cuando estuvo haciendo pruebas en Nürburgring.

Audi E-Tron S esquema motores traserosAudi E-Tron S esquema motores traseros

En los S el motor más grande, que en los 55 va situado en el eje trasero, se ha pasado al delantero y se ha modificado para que entregue 124 kW (169 CV) que en el modo boost, o cuando pisamos a fondo el acelerador alcanza picos de 150 kW (204 CV).

El motor pequeño del normal, ahora se duplica y ambos se sitúan en el eje trasero. Empujan con 196 kW (267 CV) de potencia y llegan a alcanzar 264 kW (359 CV) en modo boost.

Tracción trasera y vectorización electrónica del par

Audi E-Tron S traseraAudi E-Tron S trasera

Lo más curioso de todo es que en condiciones normales de baja demanda, ambos modelos se mueven utilizando únicamente los motores traseros, por lo que estamos ante un Audi que en la mayor parte de las circunstancias se mueve en tracción trasera.

Solo cuando la demanda es alta o cuando hay una pérdida de adherencia en el eje posterior es cuando entra en funcionamiento el motor delantero. Sin duda, son nuevos tiempos en muchos aspectos que han llevado a los ingenieros y responsables de Audi a replantearse cosas como la tracción Quattro, que se redefine por completo en este modelo.

Audi E-Tron S lateral delanteroAudi E-Tron S lateral delantero

Pero no queda ahí la cosa ya que en lugar de montar un diferencial deportivo mecánico, los Audi e-tron S y e-tron S Sportback cuentan con vectorización electrónica del par. En milisegundos el sistema es capaz de enviar hasta 220 Nm de par a la rueda exterior a la salida de una curva si el conductor le reclama potencia. Si a esto unimos que la rueda interior puede recibir menos fuerza en las curvas, es lógico que el coche se mueva de forma ágil, ya que están aplicando eléctrica y electrónicamente los principios mecánicos que ya conocíamos en modelos más tradicionales.

La batería es la misma que en el 55, con sus 95kWh y puede llegar a entregar picos de 430 kW de potencia máxima.

Los precios pendientes de definirse

Audi E-Tron S lateralAudi E-Tron S lateral

Audi no ha dado mucha más información, pero es posible que dentro de dos semanas se den a conocer durante el Salón del Automóvil de Ginebra. Los precios de los Audi e-tron S y e-tron S Sportback tampoco se han definido ni comunicado, pero de lo que no nos cabe duda es de que se trata de dos coches eléctricos que prometen dar mucho que hablar en los próximos tiempos.

En Motorpasión | Los coches eléctricos que serán novedades de 2020, marca por marca | Las ventas de coches eléctricos en 2019 vuelven a duplicarse en España, con el Tesla Model 3 como más vendido

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *