Baterías de gravedad: el futuro de la acumulación de energía barato y que no se agota

La transición energética afronta numerosos retos. Uno de los más comentados, sin duda, es la estacionalidad e intermitencia de la producción de las renovables. Estamos de acuerdo en que el objetivo pasa porque la energía que consumimos proceda, totalmente, o en gran medida, de fuentes renovables. Pero la energía eólica depende del viento y la energía solar de la hora del día y, por supuesto, de la radiación solar.

Por contra, otra energía de la que también se está hablando largo y tendido, la energía nuclear, se caracteriza por una producción constante, que implica que la producción energética va a ser estable, independientemente de que exista una gran demanda, o una baja demanda en la red.

El proceso de transición energética requiere de soluciones de almacenamiento de energía. Las baterías «tradicionales», como las que emplean nuestros teléfonos móviles o los coches eléctricos, son costosas y, hasta la fecha, inviables para una acumulación masiva de energía. ¿Pero por qué ganan fuerza otras soluciones de acumulación de energía como las baterías de gravedad?

Iberdrola Gigabateria Tamega RioIberdrola Gigabateria Tamega RioIberdrola. Imágenes de la «gigabatería» hidroeléctrica de Tamega.

Baterías de gravedad para acumular energía

Una batería de gravedad es, en esencia, un sistema que acumula energía potencial. Imaginemos un pozo, con una polea, y un motor eléctrico que emplea energía para elevar una masa determinada (acumula energía) venciendo la fuerza de la gravedad, y al liberar esa masa la recupera mediante un alternador (entrega energía) gracias a la fuerza de la gravedad.

De alguna forma, la esencia de las baterías de gravedad es comparable al empleo de centrales hidroeléctricas reversibles como gigabaterías, con un salto de agua en el que se produce energía eléctrica, pero también se puede bombear agua a la presa superior aprovechando excedentes de producción eléctrica.

Estos días se publicaba un estudio en el Multidisciplinary Digital Publishing Institute en el que se destacaban los beneficios de las baterías de gravedad y, sobre todo, su viabilidad como sistema de acumulación de energía económico y de largo plazo. La esencia de las baterías de gravedad propuesta sería la de un pozo de cientos de metros, con un sistema de motor y alternador, y una masa que se eleva, o desciende al fondo del pozo, para acumular o producir energía eléctrica.

Bateria De GravedadBateria De Gravedad

MDPI: Underground Gravity Energy Storage: A Solution for Long-Term Energy Storage

Este tipo de baterías requieren de una infraestructura considerable, con el coste que implica, y también de una orografía favorable. Pero el estudio destaca sobre todo cómo esta podría ser una solución para aprovechar antiguas explotaciones mineras. Y no solo eso. También podría ser una alternativa muy provechosa para dar una salida a los puestos de trabajo perdidos con la desaparición de esas explotaciones mineras en su proceso de reconversión, por ejemplo, transformando antiguas explotaciones de carbón en baterías de gravedad (Inhabitat).

Deja un comentario