Alonso inicia el asalto a las 24 Horas de Daytona

Las 24 Horas de Daytona abren el calendario automovilístico cada año en EE UU desde 1966, ahora dentro del IMSA, y al celebrarse el último fin de semana de enero facilita que pilotos de diferentes certámenes participen y eleven el nivel de la parrilla hasta conformar una de las más potentes que se pueden ver a lo largo de la temporada.

Además de la presencia de Fernando Alonso, en 2018 estarán por ejemplo Scott Dixon, tetracampeón de la Indycar; Helio Castroneves, tricampeón de la Indy 500; mitos del automovilismo como Juan Pablo Montoya; pilotos actuales de F1 como Lance Stroll; pasados como Di Resta, Nasr, Bourdais; ganadores del Mundial de Resistencia como Earl Bamber; campeones del DTM como Mike Rockenfeller o René Rast; triunfadores en las 24 horas de Le Mans como Nick Tandy; apellidos ilustres como Bruno Senna y Christian Fittipaldi; o grandes promesas de futuro como Lando Norris.

Tremendo nivel para una cita que desde hoy celebra tres días de test, los conocidos como ‘Roar Before The Rolex’, en el trazado mixto de 5.730 metros de la mítica pista de Florida, un ‘Superspeedway’ de gran ángulo de inclinación en el óvalo y un ‘infield’ ratonero donde adelantar es una maniobra para manos muy expertas. Una combinación en la que reglar el coche es un enorme desafío.

Alonso en el test de MotorLand.

oscaro ES - Image Banner 728 x 90

Alonso se pondrá al volante del Ligier JS P217 del equipo de United Autosports, propiedad de Zak Brown, junto a Norris y Phil Hanson con la firme intención de aprender en las siete sesiones, más la clasificación que únicamente determinará la posición de los garajes en la carrera, la gestión del tráfico y aprender el arte del adelantamiento frente a coches más lentos que pertenecen a otras categorías.

El asturiano no será el único español en pista ya que en la máxima categoría también estará Dani Juncadella, mientras Antonio García (ganador de las 24 Horas de Daytona en categoría absoluta en 2009) participará en GT Le Mans, y Miguel Molina en GT Daytona. Cuatro representantes entre cerca de 200 que correrán repartidos en 50 equipos: 20 en Prototipo, 9 en GT Le Mans y 21 en GT Daytona.

El 25 de enero será la clasificación que determinará la parrilla de salida y el 27 la salida con el objetivo para Alonso y sus compañeros de regresar con un Rolex Cronograph Daytona grabado en la muñeca, señal inequívoca de que habrán entrado en el selecto club de ganadores de las 24 Horas de Daytona.

Alonso cierra el año de los 11 abandonos y los 400 km/h

Se adelanta a la respuesta, abre la sonrisa. “Las 500 Millas que…”. Y entonces a Fernando Alonso le tengo que decir que no es eso, que le pregunto por su mejor momento en la Fórmula 1 esta temporada, que aquel espejismo en el desierto que vivimos en Estados Unidos es otra cosa, que eso debió ser un regalo del destino al que le faltó el adjetivo divino a la palabra justicia. Porque no, tampoco ganó las 500 Millas de Indianápolis el asturiano, porque también abandonó. Pero fue otra cosa. Porque en esto de l F1 también, como en el fútbol, está permitido perder si se juega bien (Valdano, dixit. Y en el ovalo el piloto español dio pases de gol, marcó, hizo caños, regates… Es cierto, lo siente así Fernando y todo el que siga desde hace años la carrera de este deportista español histórico. Porque en F1, otra vez, el gris superó a todos los colores.

Alonso ha vivido un año entre los once abandonos en el Mundial de F1 y las sensaciones vividas en Indy con velocidades que superaron los 400 km/h  (llegó a más de 360 km/h de media) y diversión, mucha diversión. ¿Cómo se puede vivir un abandono como si fuera un éxito? Viviendo de la emoción. Eso fue lo que le pasó a Alonso en Indy, lo que todo el mundo vivió y valoró, el hecho de que un piloto que jamás había pilotado un coche tan diferente estuviera liderando la carrera durante más de veinte vueltas, se quedara cerca de la pole y no ganara (quizá solo por eso) porque su motor se rompió al poco de terminar. Alonso volvió a ser competitivo, a tener opciones de ganar, a vivir el alimento de la palabra ganar.

Y eso fue aire para el asturiano que en F1 vivió once abandonos, nueve por fallos mecánicos (la mayoria causa de su unidad de potencia Honda) y dos por accidente (Singapur y Austria) en ningún caso culpa suya y en el de la carrera nocturna evitó lo que hubiera podido ser un podio histórico que hubiera eclipsado Indy 500. En cualquier caso fue el piloto con más abandonos del año y superó incluso su peor marca, la de su debut con Minardi en 2001, fueron nueve.

oscaro ES - Image Banner 728 x 90

No hay que ser ningún experto en F1 para decir claramente que la de 2017 ha sido un mala temporada para Fernando en F1, (once abandonos y la no participación en Mónaco por Indy 500)a pesar de que al final se maquilló un poco todo con alguna actuación decente y un coche que mejoraba, estando muy lejos de los mejores.

Ahora ya el astur piensa en el futuro, en regresar a Indianápolis otro año, en vivir las 24 Horas de Daytona, en soñar con Le Mans… en seguir divirtiéndose y si es posible retornar a las sensaciones de la victoria en F1. Pero esa será otra historia por contar… 

“Habríamos parecido estúpidos con Alonso ganando en Indy”

Seguro que recuerdan como si fuera ayer lo que ocurrió. Tras la enésima bandera amarilla, Alonso rodaba noveno e iniciaba una remontada con vistas a luchar por la victoria, algo que pudo haber hecho de no ser porque el motor Honda se volvió a cruzar en su camino. Sí, el lastre de la fiabilidad también le acompañó en su aventura en las 500 Millas de Indianápolis para su desgracia… y para fortuna de otros. Para empezar de Sato, el que ganó, pero también para el resto, porque si no les habría hecho parecer estúpidos.

Eso es lo que opina uno de los pilotos que luchó en el grupo de cabeza hasta el final y que le conocerán de su paso por la Fórmula 1, Max Chilton: “Siempre consideré a Alonso como uno de los mejores pilotos de la parrilla de la F1, si no el mejor. Es increíblemente talentoso y la gente talentosa aprende deprisa, pero se adaptó más rápido de lo que creía. Algunos dijeron que viéndole parecía fácil, así que creo que es bueno para la IndyCar que no haya ganado porque nos hubiera hecho parecer un poco estúpidos”.

Quizá, a uno de los que se refiera el británico es a Hamilton, quien menospreció a la categoría con frases como esta: “Ver a Alonso hacer un quinto tiempo frente a pilotos que hacen eso todo el año es… interesante”. Así que si alguien que llega de fuera y gana de primeras la cita más importante de su campeonato, por mucho que sea alguien como el asturiano, hubiera sido algo difícil de encajar para algunos pilotos que compiten allí a tiempo completo, como bien ejemplifica Chilton en sus declaraciones al ‘Daily Mail’.

oscaro ES - Image Banner 728 x 90

Desde que dio el salto a Estados Unidos y corre en óvalos, Max cambió su percepción sobre ellos y lo último que quiere es que les menosprecien: “Hay muchos más en los óvalos de lo que la mayoría imagina. Solía pensar que era aburrido, pero es lo más emocionante y aterrador que puedes hacer. Ir rueda a rueda a 410 km/h…”. Eso sí, aunque no quería que ganase, le encantó que Alonso estuviera allí: “Dijo cosas agradables: lo desafiante que fue, lo valientes que somos, que quiere volver para ganar… Hizo un gran favor a la IndyCar viniendo y compitiendo”.

Un recado también para la Fórmula 1

Chilton dio el salto a la IndyCar en 2015, después de su último año con Marussia, y se alegra del cambio. Es más, considera que la F1 no es un deporte por la distancia que hay entre los mejores y los peores: “El problema que tiene la F1 es que hay una brecha de cuatro segundos entre el mejor coche y el peor, y eso no es deporte. El deporte debería ser una parrilla igualada o lo más apretada posible”. Vamos, como es la IndyCar. Allí son varios los que optan a las victorias, incluso algunos que la prueban por primera vez. Aunque no guste…