Citroën: 30 años del último 2CV

En 1959, en la factoría de Citroën Vigo, comenzaba a fabricarse el 2 CV en su versión furgoneta. El modelo llevaba ya varios años en producción, pero fue el primero de la marca en montarse en la planta española. Un coche que se mantuvo en el mercado durante 41 años, lo que demuestra su gran éxito comercial, y se ha convertido en toda una leyenda de la automoción. Ahora, la marca nos recuerda que hace ya 30 años que salió de la planta de Mangualde, en Portugal, la última unidad de este emblemático automóvil, del que se vendieron 5,1 millones de unidades.

El Citroën 2 CVse presentó en el Salón del Automóvil de París de 1948. Era un vehículo económico, versátil y de original diseño, pensado para responder a las necesidades de la época. Unos años antes, en 1930 se había desarrollado el prototipo, conocido como TPV, Toute Petite Voiture (coche muy pequeño) .

Dos campesinos y 50 kilos de patatas

Al ingeniero André Lefèbre le dieron la consigna de diseñar un coche de pequeño tamaño, capaz de circular por cualquier parte y de transportar cualquier cosa, barato de compra y económico de uso. «Pon a tu equipo a trabajar en el diseño de un coche que pueda transportar a dos campesinos con sus zuecos, 50 kilos de patatas o una barrica de vino a una velocidad máxima de 60 kilómetros por hora y con un consumo de tres litros cada 100 kilómetros», fueron las palabras del director general de la marca.

El proyecto estuvo listo en 1939 y debía presentarse ese mismo año pero, al estallar la Segunda Guerra Mundial, el Salón de París fue suspendido, los 250 prototipos construidos fueron destruidos y apenas se completaron un puñado de unidades, que se ocultaron. Después de la Guerra, Citroën volvió a trabajar en el proyecto, que se presentó en 1948. Pero la escasez de materias primas hizo que marca solo pudiera garantizar una producción limitada, lo que generó listas de espera superiores a los seis años.

La furgoneta y las versiones especiales

En España, el 2CV fue el primer modelo que salió de la línea de montaje de Vigo en su versión furgoneta. Esta difería de la berlina a partir del montante central, donde empezaba una espaciosa zona de carga en forma de caja. Ofrecía una gran facilidad de carga gracias a las dos puertas batientes traseras. La versión Furgoneta del 2CV fue utilizada por innumerables servicios públicos en toda Europa, España incluida.

El 2CV conoció también numerosas series especiales. La primera de ellas fue la llamada Spot, con carrocería de color Orange Teneré y un motor de 435 cc. Se vendió rápidamente y le siguieron el Charleston (1981, la más exitosa), la France3 (1983), Dolly (1985), Cocoricò (1986) y el 2CV Spécial Perrier (1988), una versión dotada de nevera, desarrollada en colaboración con una firma francesa de agua mineral.

Deja un comentario