Copiar a un rival será más fácil que nunca en la pretemporada

Setenta y seis días. Este es el lapso que resta para que el semáforo del pit lane del Circuit Barcelona Catalunya se ponga verde y comience la pretemporada del Mundial de Fórmula 1 2020. En total, seis jornadas de test donde los diez equipos que conforman la parrilla pondrán poner a punto más fácilmente que nunca sus nuevos monoplazas antes de viajar a Australia y disputar la primera carrera de la temporada.

Porque el Consejo Mundial del Deporte del Motor ha aprobado este miércoles en París, en su cuarta y última reunión del año, que las escuderías no podrán cubrir sus coches durante los test de invierno, en un intento por generar la mayor atracción posible entre los medios y aficionados que acudan a finales de febrero a Montmeló.

Una decisión que indirectamente favorece la labor de los ingenieros, ya que podrán contemplar, dándose un pequeño paseo por la calle de boxes del trazado ubicado a orillas del Besós, todas las soluciones aerodinámicas que incorporen sus rivales, algo que hasta la fecha era casi imposible de realizar ya que los mecánicos solían cubrir con gran celeridad su monoplaza con varias pantallas a su llegada al garaje.

Así mismo, este organismo también ha avalado que se otorgue, de cara a 2020, una explicación relacionada con el muestreo y las pruebas de combustible en los eventos para incorporar declaraciones de referencia o el restablecimiento de la bandera a cuadros como la señal definitiva de final de carrera, así como el nombramiento de BBS como proveedor único de llantas a partir de 2021.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *