¡De récord! El Rimac Nevera logra cargar a 333 kW en un punto de carga Ionity

El Rimac Nevera es sin duda uno de los superdeportivos más impresionantes del momento. El segundo modelo de producción de Rimac cuenta con cuatro motores eléctricos capaces de desarrollar 1.914 CV y 2.360 Nm de par motor. E incluso su potencia de carga es extraordinaria: hasta 500 kW.

De momento, no hay puntos de carga públicos que puedan entregar esa potencia de carga. Algunos puntos de carga de Ionity son capaces de llegar hasta los 350 kW. Y el propio Maté Rimac compartió en Facebook cómo es cargar su última creación en uno de los puntos de carga más rápidos de Europa.

Con un 32% de batería, la potencia de carga era de 311 kW, lo cual es ya todo un hito. Y no fue hasta el 62 % de carga que se pudo ver una entrega de potencia de 333 kW. Es algo excepcional. Y probablemente sea la primera vez que Ionity entrega esa potencia a nivel comercial.

La tecnología de carga ultra rápida es real, pero no llega al público

Carga del Rimac Nevera Carga del Rimac Nevera

Al 80% de carga, la potencia seguía siendo de unos nada desdeñables 141 kW, lo cual es impresionante teniendo en cuenta el nivel de carga de la batería. En este punto, el coche había recuperado 91 kWh en sólo 21 minutos. Ahí es nada.

La potencia de carga de un coche eléctrico no sirve de nada si el punto de carga no se la puede entregar. En la actualidad, en Europa, Ionity es la única red que ofrece en algunos puntos la posibilidad de cargar hasta 350 kW. La posibilidad que ofrece Rimac con el Nevera de subir hasta 500 kW está pensada para un futuro, para que con el tiempo el coche no se quede obsoleto.

Rimac Nevera Rimac Nevera

El Rimac Nevera equipa una batería en forma de H. Se compone de litio, manganeso y níquel, está refrigerada por líquido y tiene una capacidad de 120 kWh.

En la actualidad, los Audi e-Tron GT, Porsche Taycan, Hyundai Ioniq 5 y Kia EV6 ofrecen elevadas potencias de carga, de hasta 270 kW, seguidos por la nueva hornada de Tesla cuya gama puede aceptar hasta 250 KW.

Al final, lo más llamativo no es la posibilidad que ofrece el propio Rimac Nevera y su superioridad tecnológica en ese aspecto, un superdeportivo de cerca de dos millones de euros, sino que demuestra que la tecnología existe y es posible recargar casi por completo una enorme batería en sólo 20 minutos.

Ahora, sólo falta que los fabricantes y las redes de cargas consigan hacer que estas potencias de carga se extiendan a sus nuevos modelos e instalaciones y, por supuesto, que sean asequibles. Este último punto será el más delicado y difícil de lograr.

En Motorpasión | Probamos el KIA EV6, el coche eléctrico de hasta 585 CV y 528 km de autonomía que pone a KIA en la órbita de los premium

Deja un comentario