Diez deportivos en los que el parabrisas brilla por su ausencia

Puede que el parabrisas sea un elemento que todo conductor da por sentado a la hora de comprarse un coche. Pero ¿existen modelos que carezcan de ello?

Pues bien, parece que esta moda está viviendo su etapa más exitosa, al menos en el mundo de los deportivos exclusivos de edición limitada, ya que grandes marcas han presentado modelos sin parabrisas que quitan el hipo.

Pero antes de entrar en faena, hay que decir que no fue una marca de superdeportivos quien empezó a probar con esto, sino Renault, quien introdujo en 1996 el Renault Sport Spider, un modelo creado inicialmente para la competición que se vendía con o sin parabrisas. Este pionero abrió el camino a una moda que ahora está viviendo su momento más popular, con superdeportivos de diseño limpio y líneas espectaculares que prometen una experiencia de conducción única.

McLaren Elva

El McLaren más ligero jamás fabricado, el Elva que es capaz de alcanzar los 200 km/h en 6,7 segundos, nos trae un diseño espectacular en el que el parabrisas no se encuentra por ningún lado. Y es que McLaren ha desarrollado un sistema llamado ‘Active Air Management’ que succiona el aire que llega por la parte delantera y lo expulsa a grandes velocidades por la salida de aire situada en el capó en dirección vertical. De esta manera se crea una especia de burbuja por encima del habitáculo impidiendo que nos de el aire hasta a velocidades de 120 km/h. Si lo preferimos, la firma británica también nos ofrece un parabrisas sin coste adicional. Como detalle, Fernando Alonso encargó uno cuando era piloto de McLaren.

Ferrari Monza SP1 y SP2

La casa del Cavallino Rampante también se ha sumado a esta moda con dos modelos de edición limitada para clientes y coleccionistas: los Monza SP1 (monoplaza) y SP2 (biplaza).Según afirma Ferrari, la visibilidad sin parabrisas ni montantes permite disfrutar de una entrada y salida de curva solo equiparables con la conseguida en un Fórmula 1. Estos dos modelos gozan de lo que la marca denomina ‘parabrisas virtual’, en el que unos elementos aerodinámicos desvían el aire de la cabeza del conductor.

Lamborghini SC20

Este SC20 se trata de un coche tan único que ha sido diseñado y desarrollado siguiendo los deseos de un cliente en particular. El objetivo era crear un modelo tan extremo en su diseño como en sus prestaciones. La carrocería de fibra de carbono dirige los flujos de aire con gran eficacia y permite una conducción cómoda incluso a altas velocidades. Monta un motor V12 de 770 CV.

Aston Martin V12 Speedster

En 2013 la firma británica ya mostró al mundo el CC100 Spedster Concept sin parabrisas. Sin embargo, este V12 Speedster ya es el modelo de producción y solo habrá 88 de ellos. Equipa un propulsor V12 de 700 caballos que le permite pasar de 0 a 100 en 3,5 segundos y alcanzar los 300 km/h.

Ariel Atom

Este es un coche de culto para todo amante de la conducción. Más que un coche parece un kart con el que circular a toda velocidad en un circuitio. Su fortaleza reside en su bajo peso, puesto que solo pesa 612 kilos y con ello es capaz de dejar en ridículo incluso a los deportivos más potentes. No solo carece de parabrisas este Atom, también lo hace de puertas, techo, ventanas o carrocería.

Lotus 3-Eleven 430

Solo se van a hacer 20 ejemplares del Lotus más radical hasta la fecha: el 3-Eleven 430. Delante del conductor solo cuenta con un pequeño deflector aerodinámico que despejará algo de aire cuando tratemos de alcanzar sus 290 km/h de velocidad punta.

KTM X-Bow

Este radical deportivo biplaza de KTM está pensado para disfrutar de él en circuito, aunque es cierto que está homologado para circular también por la calle. KTM recomienda su uso con casco, aunque no es obligatorio. Si lo preferimos, el modelo dispone de una versión GT con un parabrisas de gran tamaño y ventanillas, pero queda más feo que pegar a un padre. Dispone de un motor de 300 CV y solo pesa 847 kg.

Caterham Seven 620R i

El más purista de los aquí presentes, inspirado en el Lotus Seven de los años 50, pesa menos de 520 kilos y tiene más de 300 caballos. Tampoco cuenta con parabrisas este Seven 620R i, pues en un coche de ‘carreras’ clásico, el parabrisas era un elemento prescindible.

Polaris Slingshot S

Este triciclo (tiene tres ruedas) promete sensaciones únicas con una conducción de lo más deportiva gracias a su bajo peso y su carrocería estrecha. Como ventaja respecto al resto tiene que se trata del modelo más económico de todos los de la lista. En Estados Unidos podremos hacernos con uno desde 19.999 dólares.

Dallara Stradale

Este Dallara Stradale se trata del primer automóvil de calle del fabricante de coches de competición y, si, no tiene parabrisas. Opcionalmente ofrece un parabrisas de policarbonato con un marco de fibra de carbono por nada menos que 16.600 euros, un techo por otros 7.700 y puertas por 7.300. Su potencia es de 400 CV.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: