El Cadillac CT6 estrena una versión V-Sport y un nuevo 4.2 V8 biturbo, ¿futuro corazón de los Corvette?


Cadillac es una marca cuya gama no es demasiado conocida por estos lares. El fabricante americano tiene una presencia muy tímida en Europa, donde se venden de forma muy selectiva a través de importadores. El Cadillac CT6 es su tope de gama, una berlina de representación situada por encima de los Cadillac CTS. Aunque se trata de un coche más bien orientado al lujo y al confort, con motivo del Salón de Nueva York se ha presentado una versión V-Sport de alto rendimiento – sin llegar al carácter extremo de coches como el Cadillac CTS-V – acompañada de un ligero lavado de cara.

¿Qué aporta la versión V-Sport a los Cadillac CT6?

Entre las modificaciones estéticas de los Cadillac CT6, encontramos un frontal muy ligeramente rediseñado, con más elementos horizontales – en la zaga encontramos una nueva firma lumínica para sus ópticas. Estos cambios son comunes a toda la gama, pero sin duda es la llegada de una versión V-Sport la novedad más reseñable. Esta versión es la opción más deportiva de la gama CT6, y se diferencia exteriormente de otras berlinas por una nueva calandra con una rejilla tipo nido de abeja, un paragolpes de aspecto muy “enfadado” y llantas específicas de 20 pulgadas. Ligeros labios y deflectores mejoran ligeramente su rendimiento aerodinámico.

En lugar de presumir de cromados, los Cadillac CT6 V-Sport presumen de detalles en color negro y una imagen mucho más oscura, casi amenazadora.

Sobre estas llantas se montan neumáticos deportivos, con un compuesto de alto agarre y en su interior encontramos un sistema de frenado Brembo con pinzas delanteras de cuatro pistones. El tren de rodaje de estas berlinas recibe una serie de mejoras dignas de un verdadero deportivo. Por ejemplo, un diferencial autoblocante mecánico para el tren trasero y una suspensión magnetoreológica adaptativa. La dirección asistida ha sido recalibrada y el escape cuenta con válvulas de mariposa de control eléctrico – moderan el sonido del motor a bajo régimen y desatan la plena potencia del motor a alto régimen y en conducción deportiva.

A estos elementos se suma un sistema revisado de cuatro ruedas directrices y un reparto de potencia más favorable al tren trasero – sí, todos los Cadillac CT6 V-Sport usan un sistema de tracción total permanente. El selector de modos de conducción cuenta con un modo Track especialmente indicado para un uso deportivo: además de poner a todos los sistemas del coche en modo de “alerta máxima”, desconecta de forma parcial las ayudas electrónicas a la conducción. Pero sin duda, el protagonista de los nuevos Cadillac CT6 V-Sport es el nuevo motor 4.2 V8 biturbo, una unidad de desarrollo completamente nuevo.

Los Cadillac CT6 disponen de un asistente de conducción que permite al coche conducir por sí mismo en vías rápidas. Se llama Cadillac Super Cruise.

oscaro ES - Image Banner 728 x 90

Así es el nuevo 4.2 V8 biturbo de Cadillac y General Motors

Este nuevo 4.2 V8 biturbo se estrena en los Cadillac CT6, pero pronto podría equiparse en más vehículos General Motors. Se rumorea – y con bastante fundamento – que será el corazón de los Corvette de motor central, que podrían llegar a las calles en poco más de un año. Este propulsor ha sido desarrollado desde cero y está construido enteramente en aluminio. Está sobrealimentado por dos turbcompresores twin-scroll en una configuración de “uve caliente” – es decir, los turbos están situados en el interior de las dos bancadas de cilindros, reduciendo el lag y mejorando la entrega de potencia.

Los turbos soplan a una presión máxima de 1,4 bar y están situados justo bajo los intercooler, refrigerados por agua. Para un mayor control de la combustión, este V8 posee un sistema de distribución variable, tanto en las válvulas de admisión como en escape. El motor ha sido desarrollado en base a la experiencia de Cadillac en competición y posee un sistema de inyección directa de combustible – a 350 bares de presión y con una bomba de combustible por bancada de cilindros. Desarrolla 550 CV a 5.700 rpm y un monstruoso par motor de 850 Nm entre las 3.200 rpm y las 4.000 rpm.

El motor cuenta con un sistema de desactivación de cilindros, buscando un ahorro de combustible en situaciones de baja carga.

Se asocia exclusivamente a una rápida caja de cambios Hydra-Matic 10L90, de convertidor de par y 10 relaciones. La caja Hydra-Matic 10L90 ha sido desarrollada junto a Ford y se monta en modelos del óvalo como los Ford Mustang o Ford Edge. También se puede encontrar en los Chevrolet Camaro. Este motor se ofrece también en una versión de 500 CV, en otras versiones de los Cadillac CT6 – sin una orientación tan deportiva, como las Platinum. Este motor se ensamblará a mano en Bowling Green, en Kentucky. Sí, es la misma fábrica donde se construyen en exclusiva todos los Corvette.

Todo apunta a que lo veremos muy pronto en otros coches de la marca, y los Corvette de octava generación podrían ser los siguientes en recibirlo. El lanzamiento de un motor así por parte de General Motors no nos extraña. Es una configuración efectiva, y ya usada en las versiones AMG de muchos Mercedes – como los Mercedes-AMG GT o los Mercedes Clase E – así como en coches como el Porsche Panamera o el Porsche Cayenne. Cadillac no ha anunciado aún prestaciones o consumos, pero todo parece indicar que será tan contundente como los grandes 6.2 V8 sobrealimentados por compresor de coches como el Chevrolet Camaro ZL1.

Lee a continuación: ¿Puede el BMW M760Li vencer a una Ducati Panigale V4 en una carrera de aceleración?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar:close