El Ford Puma Rally1, el gran triunfador del Rally de Montecarlo en la nueva era híbrida del WRC con victoria para Sébastien Loeb

El Campeonato del Mundo de Rallies ya ha empezado su nueva era que se escribe en clave híbrida: los World Rally Car ahora son Rally1 y el que se ha llevado el primer triunfo es el Ford Puma Rally1 con Sébastien Loeb a sus mandos.

El nuevo caballo de carreras del óvalo y el galo han firmado la primera victoria del WRC 2022 en la habitual cita inaugural del Mundial: el Rally de Montecarlo. Se trata del octavo triunfo de Loeb en la prueba monegasca y el primero de esta montura híbrida enchufable, un tándem que ha firmado un tiempo de 3:00:32.8.

El podio de esta primera prueba lo han completado Sébastien Ogier, segundo con el Toyota GR Yaris Rally1 y quedando a 10,5 segundos de Loeb, y Craig Breen, tercero y asimismo con el Ford Puma Rally1 (+1:39.8).

El Ford Puma Rally1 devuelve a Ford a lo más alto

Ford Puma Rally1 2022, Sébastien Loeb e Isabelle Galmiche, Rally de Montecarlo 2022 Ford Puma Rally1 2022, Sébastien Loeb e Isabelle Galmiche, Rally de Montecarlo 2022

Loeb y Ogier, que no competirán en todas las pruebas en esta edición del campeonato, protagonizaron una estupenda lucha en los últimos compases de esta primera cita.

Loeb, con Isabelle Galmiche de copiloto, encaró la última etapa a 21,1 segundos de Ogier, pero esté acabó pinchando cediendo 9,5 segundos. Después fue penalizado con 10 segundos, lo que dejó a Loeb con la victoria asegurada tras superarle en el último tramo.

El de Alsacia firma así el primer triunfo del año en el WRC que, a su vez, supone la primera victoria del Ford Puma Rally1, demostrando que esta montura PHEV es más que capaz. No en vano, ha sido el máximo protagonista en el podio del Rally de Montecarlo sumando el tercer puesto de Breen.

El sustituto del Ford Fiesta RS WRC combina un motor EcoBoost de gasolina de 1.6 litros turboalimentado, de 380 CV y 420 Nm, con un motor eléctrico de 100 kW (136 CV), que a su vez toma la energía de una batería de iones de litio de 3,9 kWh con un peso de 95 kg. En conjunto, ambos propulsores rinden 500 CV y 500 Nm de par máximo.

Entre sus ingredientes encontramos un cambio manual de cinco velocidades y es tracción integral, tal y como exige la normativa. Además dispone de frenos con pinzas de cuatro pistones, pero siendo los discos de diferente tamaño según el firme: en grava de 300 mm de diámetro y en asfalto de 370 mm. Presume de una aceleración 0-100 en 3,2 segundos.

Ford Puma Rally1 2022, Sébastien Loeb e Isabelle Galmiche, Rally de Montecarlo 2022 Ford Puma Rally1 2022, Sébastien Loeb e Isabelle Galmiche, Rally de Montecarlo 2022

El Puma Rally1 ha sido desarrollado por M-Sport, que precisamente esta temporada cumple 25 años de colaboración con Ford, y es el primer coche electrificado del óvalo.

Sea como fuere, de momento se convierte en el más capaz de los Rally1 y veremos si consigue o no mantenerse en lo más alto en un año con aún muchas incógnitas por desvelar con la llegada de la hibridación a la competición.

Así son los coches Rally1 en el primer WRC híbrido

Hyundai i20 N Rally1 2022 Hyundai i20 N Rally1 2022

Hay que recordar que esta temporada supone el pistoletazo de salida al WRC híbrido, siendo la máxima categoría la Rally1.

Entre otras cosas, con este paso en clave eco, el campeonato busca ser más atractivo para las marcas que en los últimos años se han batido en retirada. De hecho, ya solo quedan dos equipos oficiales, el de Toyota y el de Hyundai, pues Ford compite desde el satélite M-Sport.

De esta manera, la FIA quiere apostar por motores que sean más asumibles para las firmas, lo que pasa porque sean utilizados fuera de la competición, y, por tanto, abaratar costes. Es decir, que la premisa principal es que el WRC no sea un gran desembolso para los fabricantes.

Ford Puma Rally1 2022 Ford Puma Rally1 2022

Los nuevos coches híbridos Rally1, además de combinar un motor de combustión con uno eléctrico, se caracterizan por una mayor simpleza en algunos componentes.

Se han simplificado amortiguadores, bujes, portabujes y diseños de la barra estabilizadora, además de que el diferencial es de tipo simple y un único tren de transmisión cinemático. Se permiten un máximo de seis unidades de transmisión por coche por año y, además, la refrigeración líquida del freno queda prohibida.

Por lo demás, estos nuevos coches WRC siguen estando en una relación de peso/potencia de 3,1 kg por cada CV, así como la tracción total o la caja manual de cinco relaciones.

En Motorpasión | «No podrán decir que lo hemos tenido fácil»: Hablamos con Álex Palou tras ser campeón de la IndyCar | Raros, exclusivos y absolutamente radicales: los siete superdeportivos herederos del Grupo C que nos dejó la década de los 90

Deja un comentario