El lamento del gurú: Elon Musk confiesa que el Lotus Elise no fue la mejor base para crear el Tesla Roadster

Errar es cosa de humanos. Y los más triunfadores tampoco se salvan. De hecho, la mayoría de estos últimos suelen consignar en sus memorias tanto sus mejores momentos como sus grandes meteduras de pata.

Pero Elon Musk no necesita un biógrafo para airear sus arrepentimientos. El conocido CEO de Tesla es una indiscutible figura pública que, además, invierte bastante tiempo en sus redes sociales. Anuncios, humor, memes… Y también, autocrítica. Por ejemplo, reconociendo que se equivocó al utilizar como base el Lotus Elise para crear el primer Tesla Roadster. Así lo manifestó en una respuesta en Twitter a un blog de tecnología.

Precisamente, el hilo del blog Whole Mars relata la evolución en el planteamiento de la construcción de vehículos eléctricos: «En las últimas décadas, la forma de construir vehículos eléctricos ha cambiado radicalmente. Al principio, eran conversiones de coches de combustión».

Y pone al primer producto de Tesla como ejemplo: «Tomar un coche como el Lotus Elise y convertirlo a eléctrico encajando una gran batería en el conjunto. Esto terminaría por no ser la mejor manera de construir un eléctrico».

El mensaje ha contado con la aprobación del propio Musk, quien responde así: «Fue un error intentar utilizar el Elise. Al final, apenas utilizamos un 5% de piezas del Elise. El Tesla Roadster es un coche completamente diferente».

El error que puso a Tesla en el mapa

Tesla Roadster Tesla Roadster

Aunque parezca que fue ayer, el primigenio Tesla Roadster se remonta a 2006. Por aquel entonces Musk, que había entrado en la compañía como accionista, ya tenía el control absoluto. Buscando evitar depender de otros fabricantes, decidió desarrollar por cuenta propia tanto el sistema de propulsión como sus baterías y la electrónica de control. Para ello, llegó a registrar cerca de 300 patentes.

Efectivamente, el chasis y el habitáculo fueron tomados del Elise. Pero a diferencia del deportivo de Norfolk, la carrocería del Roadster era de fibra de carbono. Por detrás de los asientos, el motor eléctrico entregaba una potencia equivalente a 291 CV. La autonomía estimada era de unos 350 km.

En 2012, la producción del Tesla Roadster cesó debido al final del acuerdo que Tesla mantenía con Lotus para el uso de su chasis. En ese periodo de seis años la firma californiana logró vender 2.400 ejemplares, cuyos beneficios permitieron que comenzara el desarrollo del Model S. El coche que Musk sí quería construir desde el principio.

No obstante, los fans de la marca aún esperan por el regreso del Roadster. Fue anunciado por Musk en 2017, prometiendo un concepto completamente nuevo de cupé capaz de superar los 400 km/h y ofrecer una autonomía de 1.000 km. Pero por el momento, las entregas de su edición de lanzamiento no han hecho más que retrasarse, siendo 2023 la última fecha propuesta.

En Motorpasión | Cuánto cuesta cargar un coche eléctrico con las tarifas de la luz que hay en España en 2021

Deja un comentario