El último tanto de Tim Cahill

La filosofía del Extreme E sigue convenciendo… y no solo a personalidades del mundo del motor. La filosofía de buscar localizaciones únicas para mostrar la realidad del cambio climático y aportar su granito de arena a luchar contra el mismo del certamen eléctrico, también ha llamado la atención a un miembro del deporte de masas por excelencia, el fútbol, para llevar hasta el campeonato al primero equipo asiático con sede en Australia que competirá junto a las 10 alineaciones restantes.

La nueva incorporación llega bajo el nombre de XE Sports Group y supondrá el último tanto de Tim Cahill. El exfutbolista, y primer australiano en anotar en un Mundial, desembarca en Extreme E con un acuerdo que se formalizará en Mónaco a bordo del St. Helena, la pieza central flotante de la serie, que transporta a todos los coches del campeonato de una localización a otra.

Una vez resuelta la jugada que termina con la llegada de la estructura al certamen a partir de 2023, el que fuera delantero del Everton, entre otros clubes, se sentará en el banquillo para comandar este proyecto capitaneado por un Luke Todd, que se presenta como director del XE Sports Group y justifica su llegada al campeonato: «XE Sports Group es la divisón de deportes de impacto de EVDirect.com, los distribuidores de BYD Passenger Vehicles en Australia y Nueva Zelanda, por lo que la participación en Extreme E les permitirá exhibir los vehículos de lujo asequibles y crear conciencia en Australia».

Se trata de la región «más amplia de Asia Pacífico en los beneficios de la teconología de vehículos eléctricos» y puesto a que el Extreme E ha demostrado ser «una gran atracción tanto para las carreras como para conciencia climática», ese enfoque se alinea perfectamente con la visión del XE Sports Group. Ese equipo para el que Cahill ya tiene un objetivo: «Traer una nueva audiencia significativa a Extreme E entre los millones de fanáticos del fútbol». La bienvenida ha sido «cálida» por parte de Agag, fundador del certamen, y solo falta saber cómo será la de sus rivales. Pero para eso, habrá que esperar hasta el próximo curso.

Deja un comentario