El Volvo Cars Safety Center cumple 20 años: chocando coches todos los días por nuestra seguridad

Si te preguntamos sobre cuál crees que es la marca que más invierte en seguridad, seguro que a muchos les viene a la cabeza Volvo. Mientras que otras marcas se han posicionado en otras áreas -y no por ello son menos seguras-, Volvo siempre ha apostado más que el resto por la seguridad y la verdad es que no les ha ido nada mal.

Por si no lo recuerdas, hace años, el único que superó dignamente los choque frontolaterales de la NHTSA fue Volvo con su S60 y ojo, porque estaba por encima de BMW, Mercedes-Benz y otras marcas de prestigio…

De media, Volvo choca al menos un coche nuevo todos los días en sus instalaciones y esto ha sido fundamental a la hora de preservar la posición de Volvo Cars como líder en seguridad.

Este año, el laboratorio de accidentes del Volvo Cars Safety Center celebra su vigésimo aniversario. En el momento de su inauguración por parte del rey sueco, en 2000, era uno de los laboratorios de choque más avanzados del mundo y, en muchos sentidos, todavía lo es hoy.

Hasta el día de hoy, este laboratorio ayuda a los ingenieros de Volvo Cars a superar los límites de la seguridad y a aprender de los accidentes de tráfico de la vida real, ya que la empresa apunta a un futuro en el que nadie muera o resulte gravemente herido en un Volvo nuevo.

El laboratorio de accidentes del Centro de seguridad de Volvo Cars es una instalación multifuncional que permite a los ingenieros de seguridad de Volvo Cars recrear innumerables situaciones de tráfico y accidentes, y realizar pruebas que van más allá de los requisitos reglamentarios.

El laboratorio cuenta con dos pistas de prueba de 108 y 154 metros de largo respectivamente. El más corto de los dos es móvil y se puede colocar en un ángulo entre 0 y 90 grados, lo que permite realizar pruebas de choque en diferentes ángulos y velocidades, o simular un choque entre dos automóviles en movimiento. Los automóviles pueden chocar a velocidades de hasta 120 km / h.

En el exterior, hay espacio para realizar pruebas como choques de vuelco o salidas de calzada,  en los que los coches se lanzan a una zanja a altas velocidades. Aquí, Volvo Cars también ofrece oportunidades a los servicios de rescate para perfeccionar sus habilidades para salvar vidas, como lo hizo a principios de este año cuando lanzó varios modelos desde una altura de 30 metros para simular los graves daños encontrados en escenarios de accidentes extremos.

Dentro de la sala principal, se utiliza una barrera de choque enorme para probar varios impactos frontales, traseros y laterales. Con un peso de 850 toneladas, se puede mover si es necesario con la ayuda de unos sofisticados cojines de aire.

Además, hay dos de barreras fijas y móviles que se utilizan en las pruebas de choque, incluida una estructura similar a un alce para simular choques que involucran a estos animales.

Durante los choques, el automóvil, los maniquíes de prueba de choque y las barreras están equipados con sensores que permiten a los ingenieros de Volvo Cars registrar toda la cadena de eventos en detalle. Docenas de cámaras de ultra alta definición también filman la prueba de choque desde todos los ángulos imaginables.

Antes de una prueba de choque física, el modelo en cuestión ya ha pasado por miles de pruebas de choque simuladas por computadora. Todos los datos generados por estas pruebas son luego utilizados por los ingenieros de Volvo para desarrollar automóviles más seguros.

En los últimos años, el Centro de seguridad también ha sido equipado y preparado específicamente para ejecutar de forma segura también pruebas de accidentes de coches eléctricos.

[embedded content][embedded content]


Deja un comentario