En los ’90, la increíble flota del escuadrón Sigma no tenía nada que envidiar a la policía de Dubai

Cuando pensamos en vehículos patrulla de alto rendimiento, nuestra cabeza se va directamente a Dubai o a los Emiratos Árabes Unidos, quienes tienen algunas de las flotas policiales más espectaculares -y caras- del planeta. Sin embargo, en la década de 1990, la policía griega tampoco iba precisamente «descalza».

Mucha gente desconoce esta historia, pero en 1995 las autoridades griegas crearon el escuadrón Sigma, una brigada del cuerpo de policía encargada de hacer frente a las carreras de coches ilegales, un problema muy generalizado en aquél entonces. Gracias a ello, este pequeño país mediterráneo tuvo algunos de los coches de policía más geniales del mundo.

No hay mucha información oficial al respecto, pero el usuario de Facebook AmesiDrasiEL.AS nos arroja algo de luz sobre esta historia.

Tal y como podemos ver en las imágenes, la ecléctica flota del escuadrón Sigma incluía algunos de los automóviles europeos más icónicos de la historia, como los BMW M3 E30 y M5 E34, el Audi RS2 , el Mercedes-Benz 190E 2.3-16, el Ford Sierra Cosworth, el Lancia Delta HF Integrale, el Porsche 911 Targa o el Alfa Romeo 155 Q4, entre otros.

También es fácil apreciar que no eran vehículos policiales al uso, con sus luces de emergencia y equipamiento específico, sino que estaban sencillamente identificados en las puertas delanteras con un adhesivo del escuadrón Sigma, a los que se unía la identificación de «POLICE».

Si bien la mayoría de estos potentes automóviles se compraron directamente a los concesionarios, algunos de ellos eran en realidad vehículos confiscados que se sumaron al servicio activo del escuadrón, pues los vehículos patrulla convencionales no eran capaces de hacer frente en las persecuciones a los coches preparados por corredores.

ACCIONA Movilidad - Motos eléctricas motosharing

Los coches de policía más famosos en el escuadrón Sigma fueron el BMW M3 E30 y el Audi RS2, que se hicieron famosos en la escena de las carreras callejeras locales, así como el único Porsche 911 Turbo del equipo, que fue destruido en un accidente. También contaron con un Citroën Xantia Activa 2.0 Turbo.

Los policías del escuadrón Sigma recibieron una formación especial para llevar a cabo persecuciones a alta velocidad y, según los informes de la época, dejaron una huella notable en la escena de las carreras callejeras griegas de la época. Con los años y, dados los elevados costes de mantenimiento, el escuadrón Sigma fue perdiendo peso.

La disolución oficial de esta unidad tuvo lugar a principios de la década de los 2000. Para entonces, la mayoría de los automóviles de la flota de Sigma quedaron en un estado muy lamentable, padeciendo un mantenimiento deficiente, o sencillamente se estrellaron y nunca se repararon.

En la actualidad, de acuerdo con algunos informes locales, las autoridades griegas se están planteando traer de vuelta el escuadrón Sigma, pero nada es realmente oficial. De hacerlo, estamos expectantes por conocer cuales serán las monturas que utilicen en esta ocasión los agentes.

Fuente: Carscoops



Deja un comentario