Es oficial: Renault cede su fábrica rusa a la ciudad de Moscú que volverá a fabricar los Moskvitch de la era soviética

Ya es oficial, Renault cede el 68% que posee en la matriz de Lada, AvtoVAZ, así como la fábrica Renault de Moscú, a un organismo estatal ruso por una cantidad simbólica, se dice que un rublo. Renault dice así adiós a 2.200 millones de euros en activos de un plumazo, con una hipotética posibilidad de retorno a medio plazo.

En un escueto comunicado publicado el lunes por la mañana, Renault confirmó que se retiraba del mercado ruso, según el modus operandi mencionado a finales de abril por el Ministro de Industria del país, Denis Mantourov.

Renault venderá su participación del 68% en Avtovaz, la empresa matriz de la marca Lada, a NAMI, el organismo estatal encargado de la homologación de vehículos nuevos. La fábrica propiedad de Renault, por su parte, se vende a la ciudad de Moscú.

El comunicado de prensa no menciona el precio de las transacciones pero, según nuestra información, se hicieron a un precio simbólico. La salida de Rusia supondrá, por tanto, una pérdida de 2.200 millones de euros para Renault, el importe de las provisiones anunciadas el 23 de marzo, cuando el grupo anunció la suspensión de sus actividades industriales en ese país.

Como muestra de la reversibilidad de esta decisión, Renault podrá activar una opción de compra de AvtoVAZ en los próximos seis años. Lo cual de producirse probablemente no sea una operación barata.

Lada Niva Lada Niva

De momento todos los activos de Renault en Rusia pasan a ser propiedad del Estado ruso, según anunció el lunes el Ministerio de Industria y Comercio ruso: «Se han firmado acuerdos para la transferencia de los activos rusos del grupo Renault a la Federación Rusa y al gobierno de Moscú», dijo el ministerio en un comunicado.

Moskvitch, resucitada

El alcalde de Moscú, Sergei Sobyanin, por su parte ha anunciado que la ahora antigua fábrica de Renault pasaría a fabricar coches eléctricos bajo la antigua marca Moskvich, marca desparecido en 2010 tras su quiebra en 2006.

Moskvic 2142 Knaz Vladimir Moskvic 2142 Knaz Vladimir

Moskvich 2142, uno de los últimos modelos fabricados por la marca.

«El propietario extranjero ha decidido cerrar la planta de Renault en Moscú. Está en su derecho, pero no podemos permitir que miles de trabajadores se queden sin trabajo», subrayó Sobyanin en su blog personal.

Para poder desarrollar y fabricar coches eléctricos propios sin la tecnología de Renault, la ciudad de Moscú recibirá la ayuda de Kamaz, el famoso fabricante de camiones, se convertirá en su principal socio tecnológico.

El alcalde también señaló que ya se está trabajando para localizar la producción del máximo número de componentes dentro de Rusia.

La factoría de Renault está situada en lo que durante décadas fue la fábrica de Moskvitch y que a principios del siglo XX producía modelos para Ford.

En un primer momento, se mantendrá la producción de automóviles con motor de combustión interna y, en el futuro, automóviles eléctricos.

De momento, son sólo ideas o planes del alcalde de Moscú, sólo el tiempo nos dirá si esa fábrica tiene futuro o no.

Deja un comentario