Esta compañía británica electrifica clásicos del automovilismo: Preservar el pasado abrazando el futuro

Puede que el nombre de Lunaz no te suene en exceso, pero este fabricante restaura y electrifica algunos de los automóviles clásicos más importantes de la historia. Desde su cuartel general en Silverstone, Inglaterra, la firma diseña y fabrica una solución patentada de tren motriz eléctrico, el primero en el mundo desarrollado con la flexibilidad para ser aplicado a una amplia gama de clásicos.

Cada clásico de Lunaz representa una expresión única de su raza y sus automóviles están disponibles para comprar en todos los mercados mundiales directamente del fabricante. Digamos que es una forma de preservar el pasado abrazando el futuro, volviendo a hacer de los modelos más hermosos de la historia una propuesta relevante en la actualidad.

El trabajo de la compañía pasa esencialmente por restaurar los modelos e instalar en ellos un sistema de propulsión eléctrico (cuyos detalles son todo un secreto) bajo el liderazgo del ex Director Técnico de Renault F1, Jon Hilton. Cada clásico de Lunaz representa una restauración totalmente personalizada y los automóviles se analizan al milímetro para garantizar que se introduce en ellos el motor más adecuado para su carácter y dinámica de conducción.

La ubicación de Lunaz junto al equipo de Fórmula E de Virgin Racing y el equipo de carreras Corse Clienti de Ferrari no es casualidad…

Algunos ejemplos son un Rolls-Royce Phantom V de ocho asientos de 1961, el Jaguar XK120 de 1953 y el Rolls-Royce Cloud de 1956, que actualmente se están preparando para la introducción en el mercado. El Jaguar XK120 está equipado con una batería eléctrica de 80 kWh, mientras que el Rolls-Royce Phantom V contará con una unidad de potencia de 120 kWh

Los motores gemelos del Jaguar XK120 de Lunaz producen 700 Nm de par desde cero y una potencia conjunta de nada menos que 375 CV.

Por supuesto, todos los modelos cuentan con las tecnologías más actuales, como la capacidad de carga rápida, los sistemas de frenada regenerativa, navegación, Wi-Fi o la integración del control de tracción y el control de crucero, entre otros. Es más, estos ejemplares serán los primeros en recibir algún tipo de electrificación en el mundo y, como no podía ser de otra forma, son todos británicos.

Para el desarrollo de estos modelos, la compañía se ha rodeado de un equipo de ingenieros con amplia experiencia anterior en Aston Martin, Ferrari, Ford, Fórmula 1, Jaguar, Volkswagen, McLaren y Rolls-Royce, lo que es sinónimo de fiabilidad y garantías. El proceso de restauración y conversión representa la reingeniería desde cero, retirándose el motor de combustión interna y todos los sistemas asociados.

El precio del Jaguar XK120, que será el primero que se comercializa, comienza en 350.000 libras esterlinas (sin incluir impuestos locales), unos 388.702 euros al cambio actual. Los clientes podrán pedir un clásico de Lunaz a partir de noviembre de 2019.

Galería de imágenes



Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *