Este Nissan GT-R R35 familiar tiene trampa, pero no te disgustará lo que esconde debajo

Seguramente ya te habrás dado cuenta de que este Nissan GT-R R35 no es otra cosa que una réplica, pero a diferencia de muchas de las creaciones irrisorias que te traemos habitualmente, en esta ocasión el automóvil que toma como base no tiene ni mucho menos desperdicio. Hablamos de un Nissan Stagea, un modelo que ocupa un lugar especial en el corazón de muchos entusiastas de los JDM.

Este ejemplar tan particular está actualmente a la venta en Rusia y cuenta con un frontal completamente remozado. Su propietario ha instalado los faros del GT-R R35, junto con un capó a juego y un par de conductos NACA negros para alimentar el motor con aire frío. Lo cierto es que está bien logrado y el nuevo frontal no desentona con el resto del automóvil, aunque el frontal del Stagea original tampoco tiene desperdicio.

Nissan lanzó por primera vez el Stagea en 1996. Vimos hasta tres generaciones del modelo con una gran variedad de motores, aunque los más deseados venían equipados con el motor RB26DETT de 2.6 litros, seis cilindros en línea y doble turbo que elevó a la fama a los Skyline GT-R R32, R33 y R34. En el caso de esta unidad, encontramos el seis cilindros turbo de 2.5 litros con 280 CV de potencia.

Desde luego, no está nada mal para un familiar con un solo turbocompresor, y solo marca 150.000 kilómetros en el odómetro. El automóvil tiene un precio inicial de 1.1 millones de rublos en Auto.ru, lo que se traduce en unos 15.600 euros al tipo de cambio actual.

Galería de imágenes



Deja un comentario