Ford Tourneo Custom Plug in. Lo probamos

La electrificación es una tendencia imparable, no sólo en turismos, también en vehículos comerciales. De hecho, la etiqueta cero emisiones es, sin duda, un gran atractivo para acceder al centro de las grandes ciudades con el fin de realizar el reparto puerta a puerta sin miedo a las restricciones, cada vez más frecuentes en los ayuntamientos de las grandes urbes.

En este sentido hemos probado una de las últimas novedades al respecto. Se trata del nuevo Ford Tourneo Custom plug in Hybrid, un vehículo que llegará a nuestro mercado en la recta final del año. Se trata de la variante destinada al transporte de personas, con un aforo de hasta ocho plazas. También está disponible con carrocería Transit Custom, enfocada a un uso ya comercial.Como es lógico ambos modelos comparten la tecnología híbrida enchufable.

Eléctrico siempre

Ford es el primer fabricante que utiliza esta eficiente solución en el segmento de los comerciales de una tonelada. Tres son los elementos básicos que se emplean: un motor eléctrico que rinde 92,9 KW (126 CV), otro térmico de gasolina con 125 CV y una batería de iones de litio con 13,6 KWh de capacidad. Está última permite que la autonomía eléctrica cubra hasta 56 kilómetros NEDC (49 con el nuevo y más exigente ciclo WLTP). Estos números le aseguran la comentada y ansiada etiqueta medioambiental Cero emisiones.

Importante en este tipo de vehículos, sobre todo en la variante más comercial, es que no hay mermas en cuanto a habitabilidad y capacidad de carga. El motivo es que la batería se ubica debajo del piso, entre ambos ejes.

El Tourneo Custom plug in es más un modelo eléctrico de autonomía extendida que otra cosa. Nos explicamos. El vehículo se mueve siempre gracias al aporte del motor eléctrico. Puede que optemos por tracción delantera o propulsión trasera, pero en ambos casos las ruedas giran gracias al aporte de la energía eléctrica.

Generador de energía

El propulsor de combustión es el conocido y galardonado 1.0 EcoBoost tricilíndro, en su variante de 125 CV. Su función es generar energía exclusivamente con el fin de completar una autonomía total que supera los 500 kilómetros, gracias a que el consumo medio homologado es de 3,57 litros cada 100 kilómetros (3,08 en la variante comercial). Este sistema es lo más parecido a lo que encontramos en la máquina de un tren porque no hay una conexión física entre ambos propulsores, por lo tanto funcionan de manera independiente.

Como suele ser habitual en este tipo de vehículos híbridos enchufables, el cambio es automático de una sola velocidad. Desde la palanca podemos insertar los modos D y L. Los dos retienen para ser efectivos de cara a la regeneración de la energía de frenado, pero es cuando activamos el L (Low) cuando al levantar el pie del acelerador la frenada se hace mucho más evidente. De hecho, cuando te acostumbras y aprendes a medir las distancias, apenas tienes que utilizar el pedal del freno. También resulta muy útil en pronunciadas pendientes hacia abajo cuando vamos cargados a tope.Nos ponemos volante y comprobamos que la ergonomía y la calidad ya son muy similares a los de un turismo.

Cuatro modos de conducción

El asistente de conducción nos permite elegir entre cuatro programas diferentes. En ‘EV Auto’ el sistema comprueba el escenario y tipo de conducción para decidir o no si pone en marcha el motor térmico. En ‘EV Now’ se da prioridad a la energía que está almacenada en la batería. El motor 1.0 EcoBoost queda desactivado hasta que el nivel de la batería alcanza un estado mínimo.

Por su parte, el modo ‘EV Later’ da prioridad al motor de gasolina y aprovecha la carga regenerativa de una manera más eficiente. Por último, el ‘EV Charge’ utiliza el propulsor de gasolina para alimentar el vehículo de una manera más eficiente y recargar la batería para cuando se solicite más EV.

Iniciamos un recorrido con la batería al 78 por ciento por autovía, con límite de 110 km/h, el establecido en Suecia, con tráfico denso y lluvia. No es el mejor escenario de cara a la eficiencia y en apenas 22 kilómetros nos quedamos con la batería prácticamente descargada. Hemos circulado en modo ‘EV Now’. Desde ese instante activamos el modo ‘EV Chargue’ para que la batería se vaya cargando con más eficiencia. Y lo hace, pero las cuentas no salen porque si en condiciones normales el consumo medio registrado ha sido de 4,0 litros, con el motor de combustión actuando como generador ‘a tope’ la cifra se disparó hasta los 7,7 en el ordenador de viaje.

Tiempos de recarga

La toma de carga se encuentra en el lado izquierdo de paragolpes delantero. En una toma doméstica de 240 voltios y 10 A necesita 4,3 horas para cargarse. Si la toma es de mayor capacidad, por ejemplo tipo 2 CA, el tiempo se recorta hasta las 2,7 horas.Al día siguiente repetimos por un trazado más variado.

Nos sorprende que al salir con la carga a tope, nuestro vehículo indique que la autonomía eléctrica total es de 42 kilómetros, bastantes menos de lo que indica la homologación. No hay que alarmarse. Esa cifra indica la media registrada según el tipo de conducción realizada en el último trayecto. Y si no fue demasiado exigente… Basta con realizar una conducción eficiente y esa cifra de autonomía va creciendo poco a poco.Y la hacemos porque los rigurosos límites de velocidad suecos nos obligan a realizar una conducción tranquila y sosegada.

En cualquier caso nuestro Tourneo Custom plug in tiene limitada la velocidad máxima a 120 km/h.Lo bueno de esta versión es que la respuesta es inmediata nada pisar el acelerador y se mantiene luego gracias a los 355 Nm de par máximo constante desde apenas 1.750 vueltas. Dinámicamente resulta confortable, aunque hay que tener en cuenta sus inercias provocadas por los 2.633 kilos que lastra nuestra unidad, entre baterías y un equipamiento en el que no falta detalle.

El puesto de conducción cada vez es más similar al que encontramos en un turismo. Es cierto que ergonómicamente vamos sentados más en una ‘silla’ por su posición elevada, pero la disposición de los mandos y la calidad con la que se rodea no tienen nada que envidiar pese a su origen comercial.En el cuadro de mandos el tradicional cuentarrevoluciones deja paso a un indicador de la potencia y regeneración de la frenada. También el tradicional indicador que mide la temperatura del líquido refrigerante es sustituido por el nivel de carga de la batería.

Un familiar de ocho plazas

Detrás, una especie de salón rodante para disfrutar en familia o para labores de transporte ejecutivo. La disposición de nuestra unidad es de ocho plazas, dos delanteras y seis detrás dispuestas en dos filas que gozan de regulación longitudinal.

A su extenso equipamiento en materia de seguridad y confort añade nuevos elementos en conectividad, como el denominado FordPass Connect. Este sistema requiere la incorporación de un módem y mediante una aplicación gratuita de móvil nos permite conocer de manera remota el estado de salud del vehículo. También programar la carga de la batería, localizar puntos de recarga, geolocalizar el coche y hasta solicitar asistencia en carretera y saber el tiempo real que tardará en llegar, por ejemplo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *