«Ganar significa que a Márquez no se le ha olvidado ir en moto»

Charla reposada en la trastienda del box del Repsol Honda con Santi Hernández, el jefe de mecánicos de Marc Márquez. Un nuevo triunfo de su piloto en Texas, el séptimo de MotoGP, y el segundo de la temporada en el año de su reaparición tras la complicada lesión sufrida el año pasado.

—¿Qué significa este segundo triunfo de la temporada para Marc y para el equipo?

—Significa mucho. Para Marc es una alegría, volver a estar en lo más alto y significa que no se le ha olvidado ir en moto. Es una recompensa para todo el trabajo que está haciendo para su recuperación. Significa muchas cosas, y lo mismo para nosotros, porque no está siendo un año fácil. Este resultado anima y nos hace sentirnos contentos, por el equipo, pero sobre todo por Marc, que es el que lo está sufriendo.

—¿Esta victoria es aún más importante que la de Alemania, por constatar que aquello no fue por casualidad?

—Tanto Alemania como Austin han sido importantes. Después de tirarse un año sin poder correr, y con el año que llevamos, cada victoria es importante este año. No quito importancia a ninguna. Si es verdad que la de Alemania, por ser después de tanto tiempo, fue más emotiva, la de su regreso.

—¿Aquí no han llorado de emoción y alegría?

—No, pero igual de contentos. Que no te emociones de esa manera no significa que no lo sientas igual. Es igual de importante.

—A mí la de Texas me ha parecido con más autoridad que la de Alemania, porque ha hecho lo que ha querido en todo momento.

—Es verdad que ahora lleva más carreras. La de Sachsenring era más reciente y su recuperación va poco a poco a mejor. Para nosotros este año cualquier buen resultado es una alegría, porque no está siendo fácil. Por el que me siento más contento es por él, porque sufre la lesión y no poder hacer buenos resultados. Es muy satisfactorio.

—¿Le ve ganando más carreras este año?

—Ojalá, ojalá que pueda hacerlo. Eso es para lo que se trabaja, pero este año no es fácil estar en el podio. Está caro estar delante. Para nosotros este año es para entender la moto y ver qué se puede mejorar y cómo podemos empezar a trabajar para el año que viene. Y para Marc, para que se vaya recuperando y poco a poco vaya teniendo las sensaciones de siempre y que le hacen están delante.

—¿A qué nivel físico le nota?

—No lo sé. Eso lo tendría que responder él, que es el que va encima de la moto.

—Pero usted sabe interpretarle hasta cuando camina.

—No está a lo mejor al cien por cien, como nos gustaría, pero poco a poco va encontrándose mejor. Si comparamos cómo fue Portimao (su reaparición) con ahora, pues hay un avance, y eso es lo importante. No se ha quedado estancado en su recuperación. Es verdad que es lenta y cuando es tan lenta parece que los resultados cuesten más, pero para mí me quedo con que ahora sufre menos.

—Lleva ya 84 victorias y siguen celebrando cada una como si fuera la primera. ¿Cómo es eso posible?

—Cuando estás habituado a estar en el podio, parece que es lo normal, pero no lo es. Otros años un tercero era un mal resultado para nosotros, pero ahora no lo es. Siempre hemos dicho que cuando hay motivo de celebración hay que celebrarlo, porque mañana no sabes dónde puedes estar. Independientemente de que hayas ganado muchas en una temporada, siempre hay que celebrarlo, y más este año. Le va a dar mucha más motivación, aunque no la ha perdido. Es una recompensa a todo el trabajo que se está haciendo, y eso es lo más importante.

Deja un comentario