Gran doblete de Fernández y García, con la cruz de Arenas

La carrera de Moto3 del GP de Europa se decidió en gran medida en la segunda vuelta y, al mismo tiempo, abrió la pelea por un título que tenía bien encaminado hasta aquí Albert Arenas. Para él fue la cruz de la moneda, de manera accidental, y para Raúl Fernández la cara, ajeno a todo lo que pasó a sus espaldas a la salida de curva 4. El madrileño iba líder en ese momento y la caída que hubo a sus espaldas cortó al grupo y le dio dos segundos que supo gestionar de maravilla el resto de la prueba.

La acción en cuestión fue absolutamente accidental. Vietti salió por orejas a la salida del primer viraje de derechas cuando marchaba segundo, Arenas frenó levemente para no tragárselo y el que se lo tragó a él fue López, que se cayó también. Arenas salvó la caída, pero su KTM quedó dañada y tuvo que entrar en boxes, donde perdió tres vueltas hasta que regresó a la pista a ver qué pasaba, pero no llegó la badera roja que le hubiera dado una segunda oportunidad.

En el impacto de la Husqvarna, a la KTM del líder se le cortó la rueda trasera, se le arrancó el soporte de la estribera arrancándose los tornillos, se le descolgó el escape y se le rompió el sillín. Un desastre que le hacía imposible pilotar, así que entró en boxes. A su regreso, con tres vueltas perdidas, coincidió un rato con Ogura y desde el pit lane su equipo y el de Arbolino pedían que le sacaran bandera negra por incordiar.

El estado de nervios de Arenas debió ser insoportable, porque tenía ritmo para pasar pilotos y a Binder le dijo que le siguiera para llegar hasta Ogura, pero le sacaban banderas azules para que se dejara pasar y, como le costaba hacerlo y hacía lo que no tocaba, le mostraron en la vuelta 13 con bandera negra y entró descalificado en la 15. Sin duda, el peor día del año para él, mucho más allá de los tres ceros anteriores.

El catalán fue la salsa de la primera mitad de carrera, por sus desgracias, y eso eclipsó la brillante escapada de Fernández hacia su primera victoria en GP. El campeón del Mundial Junior correrá el año que viene en Moto2 y dará el salto como mínimo con una victoria, que tenía que llegar antes o después viendo cómo destaca en los entrenamientos. Al madrileño le acompañaron en el podio García y Ogura, que le ganó a Arbolino la pelea por el tercero en la última vuelta. Sergio, a su vez, pasó a Arbolino nada más empezar el último giro para ponerse segundo hasta el final.

La general se comprimió después de todo lo ocurrido en este el Ricardo Tormo, porque Arenas llegaba con 19 puntos sobre Ogura, 20 sobre Vietti y 24 sobre Masiá y se quedó con el del equipo Aspar aún líder, pero ahora con sólo tres puntos más que Ogura, mantiene los 20 con Vietti, Arbolino se queda a 23 y Masiá sigue a 24.

El que perdió una gran oportunidad de recortar puntos fue Masiá, porque se fue al suelo, también en la curva 4 (Terol) cuando estaba en plena remontada desde el puesto 28º de la parrilla. Alcoba, que salía un puesto más atrás que el valenciano, sí que supo ratificar su recuperación con una brillante octava plaza. En cuanto a los otros españoles, gran sexto de Tatay, que peleó con Binder por el quinto hasta el final.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: