Hamilton: «Diría que va a ser el año más duro para Mercedes»

Una vez que se entra en la vorágine de pretemporada, no hay un día de descanso. El jueves estaba rodando con el Mercedes en Barcelona y al día siguiente por la mañana Hamilton estaba en territorio enemigo para un evento del equipo. La ciudad, Turín, el lugar, el nuevo centro tecnológico de Petronas, socio y proveedor de fluidos de la marca de la estrella donde se presentaba la gama de productos Syntium. Con esa excusa, Lewis, como Wolff y Bottas, viajó hasta allí y dio un repaso a la primera semana de test.

«No miro los otros coches. Eso lo hace el equipo, así que le tenéis que preguntar a Toto. Yo no miro los tiempos de Vettel, Ricciardo, Verstappen… no es algo importante para mí ahora. Lo que me importa es entender el coche y las ruedas y asegurarme de que rindo. Llego a la reunión, me meto en el coche, piloto lo mejor que puedo, les doy al equipo toda mi energía y hago las críticas necesarias para ir en la buena dirección», dice en un primer momento en una mesa redonda con As y otros medios españoles e internacionales.

Sin embargo, luego acepta lo que parece que se ha extendido como verdad única por el paddock, que Ferrari está delante: «Diría que será el año más duro para Mercedes. Solo con ver los test y lo difícil que es desarrollar el nuevo concepto… No sé cómo será de duro, pero el mejor equipo está cinco décimas por delante. No tenemos que estar al frente desde el principio, sé que tengo al mejor equipo para encontrar el camino a la cabeza. Se trata de ser eficientes en los detalles y en el análisis. Es un proceso de trabajo».

Realista, pero no resignado. Le cuesta estar satisfecho con el rendimiento del coche en enero: «Nunca lo estoy porque solo se trata de salir al asfalto y ver las presiones, las temperaturas…». Aunque ocurre todo lo contrario si hablamos de motivación: «Es fácil encontrarla. Solo hay que mirar alrededor y ver a gente que hace cosas extraordinarias en el mundo en las que te puedes inspirar, te pones nuevos objetivos. Soy la persona más competitiva que conozco, el otro día perdí con mi padre al tenis y me dolió (ríe)».

Así, se ha preparado a conciencia para el nuevo desafío aprovechando que ya no hay límite para el peso del piloto. ¿Cómo? Con todo tipo de deportes en lo que es «malo como el resto del mundo», pero que acaba aprendiendo por insistencia: «Practico y aprendo rápido». Así, está abierto a probar algún día en los rallys como Bottas, pero le tiran más las motos: «Quiero probar una MotoGP, pero necesito más tiempo en pista». Eso es un segundo plano, en el primero solo hay sitio para ganar a Ferrari de nuevo, aunque sea más difícil que nunca.

Deja un comentario