¿Hay algo mejor que el vídeo de un Koenigsegg Jesko haciendo el bruto en circuito? Sí: el vídeo de dos Jesko haciendo el bruto en circuito

En Koenigsegg se están esforzando y mucho por hacer las cosas de una forma diferente pero al mismo tiempo efectiva. La pequeña marca de superdeportivos de lujo está creando un catálogo absolutamente irreal para el común de los mortales y donde tenemos al Koenigsegg Jesko como un sueño húmedo.

Desde que fue presentado en 2019 sus atributos sobre el papel le han convertido en uno de los coches más radicales del mercado y, aunque posiblemente nunca veamos uno en persona, sí podemos disfrutar viendo cómo la propia marca se lo pasa endiabladamente bien a sus mandos.

Koenigsegg Jesko: un fantasma de más de 1.600 CV

Si puede haber algo mejor que un Jesko haciendo el bruto en un circuito cerrado es que lo hagan dos. Estas dos unidades del superdeportivo sueco han salido de paseo para regalarnos una buena dosis de drifting, aceleraciones y palomitas flameantes.

El logotipo de Koenigsegg es un escudo bastante clásico, pero además los coches suecos incluyen un fantasma. Y no, precisamente no es porque la firma de Christian von Koenigsegg se caracterice por prometer cosas que no cumple. Todo l ocontrario.

Cuando en Koenigsegg se ponen manos a la obra con un proyecto lo ejecutan sin mirar alrededor. Crean nuevas arquitecturas mecánicas, implementan la hibridación y llevan el estudio aerodinámico a su máxima expresión para conseguir maravillas sobre cuatro ruedas.

La última en subirse al catálogo de la marca ha sido el Koenigsegg Jesko, un superdeportivo que se sale de lo convencional y que aunque recurre a una mecánica conocida vuelve a hacerlo de manera poco habitual.

Tomando el motor del Koenigsegg Agera RS, el Jesko utiliza un 5.0 V8 biturbo de cigüeñal plano rediseñado por completo para conseguir una cifra máxima de potencia que supera los 1.600 CV (1.623 CV concretamente) y 1.500 Nm dirigidos exclusivamente a las ruedas traseras quemando biocombustible E85.

Entre las innovaciones propias de Koenigsegg, el Jesko incorpora un sistema de sobrealimentación de doble turbo que suprime el lag mediante la inyección de aire a presión (hasta 20 bares) en los turbos de manera anticipada para que la respuesta sea inmediata.

Konigsegg Jesko 1 Konigsegg Jesko 1

El Koenigsegg Jesko se sale de las métricas con una velocidad punta que puede superar los 530 km/h, pero también con un precio que se coloca en 2,5 millones de euros y con opcionales como una carrocería de 443.400 dólares y juegos de llantas a 104.000 dólares la ración.

En Motorpasión | La mejor ruta en coche por los acantilados de la Cornisa Cantábrica

Deja un comentario