Honda se queda sin pilotos

Durísima caída de Pol Espargaró en la curva 13 del Ricardo Tormo. El del Repsol Honda ha salido por orejas en el rápido curvón de izquierdas que da paso al último viraje del circuito y tiene pinta de que se ha roto. El de Granollers se ha quedado tendido en la grava de la escapatoria y ha sido evacuado de ella en camilla, para llegar hasta la ambulancia que le ha llevado directamente al centro médico del circuito, donde lo hizo consciente, pero con gestos de dolor.

A la espera de que se confirme el diagnóstico, el Repsol Honda se queda sin pilotos sobre el asfalto del Ricardo Tormo, porque Marc Márquez ha causado baja por problemas de visión doble y, a diferencia de Portimao, aquí no le ha sustituido el probador del ala dorada, Stefan Bradl. Además, si la lesión de Polyccio le baja de la Honda en lo que queda de GP, algo que podría suceder, se comprometen mucho los importantes entrenamientos de la semana que viene, el jueves y viernes en el Ángel Nieto de Jerez, con los que arrancará la pretemporada 2022.

Pol ha sido trasladado al Hospital 9 de octubre de Valencia y a su salida del centro médico ha sido Alberto Puig el que ha hablado primeramente del diagnóstico, con dolor en las costillas y en una muñeca. Esto ha dicho en Dazn el team principal del Repsol Honda: «Se ha dado un golpe fuerte en las costillas y  no sabemos si en la muñeca. Le van a llevar a Valencia para hacer un chequeo. Está con mucho dolor y totalmente consciente. Hay que hacer el chequeo correspondiente, pero la cabeza está bien, aunque con mucho dolor».

Y el doctor Ángel Charte ha dicho: «Pol ha tenido un high side, un accidente de alta energía. Ha llegado confuso inicialmente y con mucho dolor torácico, sobre todo en la zona derecha. La exploración neurológica es absolutamente normal. A nivel torácico es verdad que puede haber algún tipo de lesión a nivel costal. El resto de la exploración, tanto abdominal, como torácica, como cardíaca es normal, pero lo enviamos al Hospital 9 de octubre para realizar los escaners que debemos hacer. Tiene una pequeña lesión en la muñeca derecha que tampoco hemos evidenciado radiológicamente, pero allí completaremos el estudio. Yo estoy muy tranquilo».

Rossi deja el sello

La grata sorpresa la ha protagonizado Valentino Rossi, que en su GP de despedida, a sus 42 años y 25 después del primero, en Malasia 96, ha sido capaz de meterse directamente en la Q2. Le ha ayudado la rueda trasera de su discípulo más aventajado esta temporada, un Francesco Bagnaia al que luego le ha agradecido el detalle en la vuelta de honor.

El décimo puesto de El Doctor se ha celebrado en el box del equipo Petronas como una victoria, y no es para menos, porque el paso dado adelante por esta leyenda viva de un día para otro ha sido impresionante. El 46 cerraba el viernes en la última posición de la tabla de tiempos, 21º, a 1.2 de la cabeza, y hoy ha arrancado el sábado décimo a sólo 0.296 de la cabeza que ha ocupado Aleix Espargaró.

El primer puesto del piloto de Aprilia tiene muchísimo mérito, porque lo ha conseguido sólo unos minutos después de ver desde el box a su hermano Pol tirado en la grava con aspecto de estar lesionado. El mayor de los Espargaró ha parado el crono en 1:30.529 que le ha dado una ventaja de 18 milésimas sobre Miller. Por detrás de ellos y hasta cerrar el top ten con acceso directo a la Q2, Morbidelli, Bagnaia, Martín, Mir, Nakagami, Zarco, Quartararo y el citado Rossi. Más atrás, Rins 11º, Pol 13º, Lecuona 14º, Álex Márquez 16º y Maverick 18º.

Deja un comentario