Iannone: «Si solo pienso en correr, me mato»

El 10 de noviembre de 2020 se hizo oficial que la contaminación alimentaria que esgrimía Andrea Iannone en su defensa ante el TAS no fue suficiente para que le dieran la razón y el piloto de Aprilia de MotoGP fue sancionado con cuatro años de inhabilitación, por dar positivo con un esteroide anabólico (Drostanolona) en un control antidopaje el 3 de noviembre de 2019 durante el GP de Malasia.

La Federación Internacional de Motociclismo (FIM) se conformaba entonces con 18 meses de sanción, pero la La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) pedía cuatro años y se salió con la suya. El contraanálisis realizado un mes después del positivo también dio positivo, pese a que el italiano negaba insistentemente haber tomado ninguna sustancia prohibida, teoría que apoyó su fábrica de Noale hasta la instancia superior del TAS. Iannone comenzó a cumplir su sanción desde el 17 de septiembre de 2019 y este fin de semana se ha paseado por el paddock resignado a su suerte y sin tener nada claro si algún día podrá volver a correr.

-Se montó mucho revuelo con su sanción y el que lo sigue viviendo a día de hoy es usted. ¿Cómo está?

-Es difícil de explicar cómo estoy. Es como si tuviera algo dentro de mí que cada día me mata, porque no me dejan hacer lo que sabía hacer mejor, que era correr en moto. Lo extraño todos los días. Antes de acostarme cada noche y cuando me levanto cada mañana, me siento piloto de motos y entreno como si fuera un piloto. Vivo como si fuera un piloto.

-Pero sin correr…

-Claro que me falta correr. Ahora es así para mí, pero no puedo seguir pensando sólo en eso, porque si no me mato o me vuelvo loco totalmente.

-¿Siente que se ha cometido una injustica con usted?

-Sí, claro. Lo que ha pasado conmigo tiene que ser un ejemplo para nuestro deporte y se tiene que encontrar una solución para el futuro con las reglas. Hay que hacer algo para que evitar que nos encontremos en esta situación que no es justa. Si alguien hace algo que no está bien, claro que tiene que ser penalizado, pero cada deporte tiene que ser diferente.

-¿Cuánto le queda de sanción?

-Un poco más de un año y medio.

-¿Cree que volverá algún día como piloto a este paddock?

-No lo sé. Espero volver, pero no sé si como piloto. Es difícil pensarlo ahora.

-¿Le han quitado la ilusión?

-No. Cuando uno tiene un sueño, el sueño permanece y se puede poner en pausa para luego recuperarlo, pero no es justo pensar ahora si vuelvo o no como piloto. No puedo saber qué pasará en año y medio. Pueden pasar muchas cosas. Hago lo que siento cada día. Vivo cada día.

-¿Es feliz? ¿Se puede ser feliz sin correr en moto?

-Sí, soy feliz. Y me he hace feliz viendo hasta dónde llegué desde dónde partí.

-¿Sentirse inocente le ayuda a ser feliz?

-Claro que sí. Mi inocencia está demostrada. La FIM me consideraba inocente. Sufrí una contaminación alimentaria. No es que yo diga que soy inocente. Lo dicen ellos y también el test capilar que me hicieron. (Sonríe).

-¿Qué siente al ver crecer a Aprilia?

-Me hace muy feliz ver a Aprilia así de bien. Yo llegué en un momento muy complicado y ahora han celebrado el podio de Aleix en Silverstone, lo que me puso muy contento. Después de lo que pasó conmigo, les tocó sufrir y ahora les están saliendo las cosas, y ha llegado Maverick. Me alegro mucho por Aprilia.

-Ojalá podamos verle correr otra vez aquí. Sus frenadas eran memorables.

-Gracias. Gracias.

Deja un comentario