La DGT recuerda cómo calcular la distancia de seguridad adecuada con el coche que circula delante, y tiene truco

Mantener una distancia de seguridad entre vehículos es fundamental para evitar accidentes, sobre todo las colisiones por alcance en caso de frenadas repentinas (por ejemplo, en la aproximación a un atasco o a un accidente). Para saber calcular una distancia de seguridad adecuada existe un truco muy sencillo, aunque hay que tener muy en cuenta ciertos factores.

El truco de los dos segundos

Lo primero que debemos recordar es que la distancia de seguridad es la separación que debe haber entre dos vehículos, teniendo en cuenta aspectos como las condiciones climáticas, la velocidad a la que circulamos, o las circunstancias de la vía.

Por normal general, cuando vamos en carretera, la separación que debemos guardar con el vehículo que nos precede debe ser la que permita que otro vehículo nos adelante con seguridad. Mantener esta separación, además, ayuda a evitar atascos y el tedioso “efecto acordeón”.

El Reglamento General de Circulación (RGC) lo explica como que “todo conductor de un vehículo que circule detrás de otro deberá dejar entre ambos un espacio libre que le permita detenerse en caso de frenado brusco, sin colisionar con él, teniendo en cuenta especialmente la velocidad, las condiciones de adherencia y frenado”. Pero, ¿cómo determinar si estamos o no manteniendo una distancia adecuada?

Para calcularla rápidamente, la DGT ha compartido un truco muy sencillo: en condiciones climatológicas y de circulación normales, mientras vamos conduciendo bastaría con fijar una referencia visual por la que el coche de delante vaya a pasar (un hito kilométrico o un cartel, por ejemplo) y desde entonces, empezar a contar en segundos. La manera más exacta es “1.101, 1.102, 1.103…» Deberíamos llegar a la referencia que previamente nos habíamos fijado en el “1.102” (en dos segundos), para saber que estamos manteniendo una distancia de seguridad adecuada.

Sin embargo, dos segundos pueden ser insuficientes ante frenadas muy fuertes, con mal tiempo o en situaciones de baja visibilidad como lluvia o niebla, por ejemplo. En esas circunstancias, el cálculo más adecuado sería de cuatro segundos.

Lo mismo sucede en los túneles. Al respecto, el RGC establece que, cuando no se pretenda adelantar, “deberá mantenerse en todo momento una distancia de seguridad con el vehículo precedente de, al menos, 100 metros o un intervalo mínimo de cuatro segundos”. En el caso de vehículos cuya masa máxima autorizada sea superior a 3.500 kilogramos, la distancia de seguridad que deberá guardar con el vehículo precedente será de, al menos, 150 metros o un intervalo mínimo de seguridad de seis segundos (o lo que es lo mismo, “contar hasta 1.006″).

Y es que hemos de tener en cuenta las referencias sobre cuánta distancia recorres en dos segundos según la DGT: a 50 km/h un coche recorre 28 metros, a 90 km/h recorre 50 metros y a 120 km/h, recorre aproximadamente 66 metros.

Qué dice la “regla del cuadrado”

Atasco Atasco

Como alternativa al truco de los dos segundos, hay otra forma para calcular la distancia de seguridad adecuada respecto al coche que nos precede: la conocida como “regla del cuadrado”.

Para aplicarla, se elimina la última cifra de la velocidad a la que se circula y luego se multiplica el número restante por sí mismo. Es decir, si la velocidad es 80 km/h, se elimina el cero y el 8 se multiplica por sí mismo: el resultado es 64, que son los metros que hay que dejar con respecto al vehículo que circula por delante de nosotros.

Sin embargo, esta regla no se aplica en condiciones de baja visibilidad o si las condiciones climatológicas son adversas. En estos casos, se debe dejar el doble de distancia de seguridad por prevención.

No respetar la distancia de seguridad conlleva multas

Como norma general, si un conductor no respeta la distancia de seguridad, pueden ser sancionado con una multa de 200 euros y perder cuatro puntos en el carné de conducir.

Pero si además de no cumplir la distancia de seguridad con el resto de coches, un conductor lleva a cabo conductas temerarias como la que se puede apreciar en el vídeo que acompaña al tweet de la DGT, la multa puede llegar a ser de 500 euros y conllevar una retirada de hasta seis puntos del carné de conducir.

En Motorpasión | Así funcionan los cruces inteligentes, la apuesta de la DGT para llevar la tecnología a los viejos STOP de la carretera

Deja un comentario