La madre de Jorge Lorenzo: «Me lo llevo a casa sano y salvo»

Jorge Lorenzo se bajó de su moto de carreras al acabar decimotercero el GP de Valencia y ya no volverá a subirse a ninguna de ellas. El pentacampeón se ha retirado. Y lo ha hecho convencido de su decisión, con una sonrisa de oreja a oreja al quitarse el casco. Antes, en la puerta del box, quemó rueda mientras era jaleado por la gente de Honda y aplaudido por muchos integrantes del paddock. Uno de los primeros en abrazarle fue Dall’Ignha, de Ducati, con el que ganó sus dos primeros títulos de 250cc, con Aprilia, y después lo hizo con todos los miembros de su equipo, incluido un Alberto Puig que se quedó a esperarle a él en vez de ir a felicitar a pie de podio a Marc Márquez.

Lo primero que hizo al quitarse el casco fue pedir música, para a continuación atender al micrófono de Mediaset y decir tras felicitarle por su trayectoria: “Gracias. Muchas gracias a todos. Ha sido una carrera difícil. No he tenido buenas sensaciones y estaba muy fría la pista así que, cuando he visto que no podía ir más rápido y coger al grupo de delante, he decidido mantenerme a un ritmo constante y acabar sin caídas, para poder celebrar con el Fan Club, con todos los aficionados que han venido a Valencia, con mi bandera, con mi famosa bandera de Lorenzo’s Land, que he podido pasear aunque acabara el decimotercero y no con una victoria. Ha sido uno de los días importantes de mi carrera para poder llevarla también. Muchas gracias a Honda, por este año que ha sido difícil, pero en el que me han apoyado al máximo y, en general, a todo el mundo que me ha ayudado”.

Se le veía contento y aliviado, entre otras razones por aquello que destacaba su madre, María Guerrero: “Empezó a los tres años más o menos a correr en moto y lo mejor de todo es que se va entero. Me lo llevo a casa sano y salvo, y es el momento de descansar y recuperarse perfectamente de la espalda. Será feliz en su nueva vida y ahora a esperar a que sea capaz algún día de formar una familia y hacerme abuela, que estaría muy bien”.

Volviendo a Lorenzo, al señalarle que finalmente, con la victoria de Márquez, su decimotercero, el cuarto de Dovizioso y la caída de Petrucci, el Repsol Honda conseguía también el título por equipos y Honda la triple corona, decía: “¿Sí? No estaba seguro. He preguntado allí a mi gente, pero no estaba seguro. Pues estoy muy contento. Lo vamos a celebrar a tope esta noche”. Se lo merece después de estar 17 de sus 32 años vinculado al Mundial, y con un palmarés de leyenda.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *