La subida del diésel ya está aquí: ¿Cómo nos afectará el incremento del impuesto?

Era un secreto a voces que finalmente se ha materializado en el anteproyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado de 2021. Ni siquiera el descenso en la popularidad de este tipo de combustible ha frenado los planes del Gobierno, que reducirá la bonificación fiscal del diésel si los Presupuestos salen adelante.

Actualmente ruedan en nuestro país unos 15 millones de vehículos alimentados por gasóleo, por lo que, siendo realistas, esta subida fiscal no afectará únicamente «a los ricos». Eso sí, también es justo señalar que, al menos hasta la fecha, el precio del diésel en España es uno de los más bajos de toda la Unión Europea.

La propuesta al alza del Ejecutivo sobre el impuesto de hidrocarburos elevaría el tipo impositivo desde los 30,7 céntimos el litro actuales hasta los 34,5 céntimos, un incremento de 38 euros por cada mil litros (0,038€/litro), según lo señalado por la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero.

Para verlo con algunos ejemplos prácticos, estaríamos hablando de 3,45 euros mensuales más para un conductor que haga 15.000 kilómetros al año (41,4 euros más al año); o 2,3 euros adicionales cada vez que llenemos un depósito de 50 litros de diésel, IVA incluido. Gracias a ello, Hacienda planea recaudar unos 500 millones de euros.

Cabe destacar que este cambio no afecta al gasóleo profesional ni al bonificado.

Con todo y con eso, todavía tenemos que dar las gracias porque el diésel se mantenga por debajo del impuesto que grava a la gasolina, actualmente de 40,07 céntimos por litro, aunque no cantemos victoria tan rápido, ya que el objetivo del Gobierno de cara a los próximos años es igualar la presión fiscal de ambos combustibles.


Deja un comentario