Las tres categorías pueden tener campeón el domingo

Tras lo visto en el GP de Europa, MotoGP, Moto2 y Moto3 podrían tener campeón el próximo domingo en el GP de Valencia, convirtiendo en un trámite la cita de Portimao programada para el 22 de noviembre. No es nada fácil que se cierren las tres categorías a la vez y, de hecho, parece muy difícil en la pequeña y en la intermedia, pero no tanto en la reina. Es así porque Joan Mir lidera con 37 puntos sobre Fabio Quartararo y Álex Rins; Enea Bastianini lo hace en Moto2 con seis de renta sobre sobre Sam Lowes; y Albert Arenas le saca tres a Ay Ogura en Moto3.

En MotoGP, un tercero podría bastarle al de Suzuki para ser campeón independientemente de que allí ganasen sus dos inmediatos perseguidores. Y si no ganasen Quartararo o Rins, el mallorquín podría serlo con una posición peor porque se puede permitir perder hasta 11 puntos respecto a ellos. Como se reparten 25 puntos por victoria y quedan 50 en juego, Mir necesita salir de Valencia 2 con una ventaja de 26 puntos en la general sobre el segundo para ser matemáticamente campeón. 25 no le valdría aún porque un hipotético empate a puntos tras Portimao le haría perder por mayor número de victorias de sus rivales. Le quedan aún opciones matemáticas a Maverick (-41), Morbidelli (-45) y Dovizioso (-45), pero son mínimas.

En Moto2, la opción más directa para Bastianini sería ganar y esperar a que Lowes (-6) no superase la décima plaza y Marini (-19) la tercera, dando igual lo que hiciera Bezzecchi (-29).

Y en Moto3, la bola de partido más asequible para Arenas es ganar y que Ogura (-3) fuera 14º o peor, dando igual lo que hicieran Vietti (-20), Arbolino (-23) y Masiá (-24).

Tras su brillante victoria en el GP de Europa, Joan Mir está en disposición de conquistar el título de MotoGP en la carrera del próximo domingo, de nuevo en el Ricardo Tormo y ya bajo el nombre de GP de Valencia. Un tercero podría bastarle para ser campeón y hacer de la carrera de Portimao un mero trámite. Eso en el caso de que ganasen Quartararo o Rins, a los que saca 37 puntos, ya que de no hacerlo permitirían que el mallorquín lo fuera incluso acabando en una posición peor.

Se reparten 25 puntos por victoria y quedan 50 en juego. Eso significa que Mir sería campeón matemáticamente el domingo próximo con una ventaja de 26 puntos en la general sobre el segundo, porque el empate a puntos a final de año no le valdría por mayor número de victorias de sus rivales.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: