Llega la tracción xDrive a los BMW M3 y M4 Competition: más control sin reducir la diversión

Aunque estaban programados para verano de este mismo año, hace unas horas BMW M nos ha mostrado la ampliación que experimentará la gama de modelos BMW M3 y M4 de sexta generación con la incorporación de variantes con el sistema de tracción total M xDrive.

Esta es la primera vez que se ofrece M xDrive en M3 y M4, un sistema que elevará aún más las características de rendimiento de los M3 y M4 con una tracción mejorada y una aceleración más rápida.

Los nuevos modelos M xDrive llegarán a finales de 2021 y su sistema de tracción M xDrive se combinará con un diferencial activo M para garantizar una distribución completamente variable del par motor entre las ruedas traseras según lo requiera la situación.

El sistema M xDrive y el diferencial activo M con control de tracción integrado se conectan con el sistema de control dinámico de estabilidad (DSC) para garantizar una interacción precisa.

Según la marca, el objetivo es producir una experiencia de conducción sumamente dinámica que combine la sensación M con una tracción y una estabilidad direccional notablemente mejoradas.

El sistema M xDrive utiliza un embrague multidisco controlado electrónicamente en la caja de transferencia para conseguir una distribución suave y completamente variable del par motor entre las ruedas delanteras y traseras.

El suministro de aceite del embrague de discos múltiples se ha optimizado para mantener el mecanismo a pleno rendimiento incluso bajo la conducción en el circuito.

El sistema de tracción total tiene una configuración en la que predomina la distribución hacia el eje trasero. Por lo general, la potencia se canaliza completamente hacia atrás, y las ruedas delanteras solo entran en juego cuando las traseras pierden adherencia.

Las mejoras en tracción, estabilidad, agilidad y dinamismo se traducen en unas cifras mejoradas.

El BMW M3 Competition con M xDrive y el BMW M4 Competition con M xDrive necesita solo 3,5 segundos para alcanzar los 100 km/h desde parado, lo que los hace 0,4 segundos más rápidos que sus equivalentes de tracción trasera.

La tecnología de tracción total en las nuevas variantes se complementa con un eje delantero rediseñado para estos modelos y con una geometría especialmente adaptada y una relación de dirección ajustada individualmente.

El sistema M xDrive tendrá tres modos de conducción entre los que encontramos una configuración predeterminada de 4WD, un modo 4WD Sport que dirige una proporción aún mayor del par del motor a las ruedas traseras y un modo 2WD, donde la potencia se transmite únicamente a las ruedas traseras.

La tracción se puede ajustar con precisión a través del control de tracción M de la misma manera que en los modelos de tracción trasera.

Los conductores pueden almacenar su modo M xDrive preferido como parte de las dos configuraciones individuales M1 y M2, junto con los ajustes de las características del motor, la respuesta del sistema de suspensión, las características de la dirección, el sistema de frenado y otros parámetros.

A finales de este año, los clientes encontrarán un margen aún mayor para combinar la conducción de alto rendimiento con su estilo personal cuando llegue el nuevo BMW M4 Convertible.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: