Lordstown Motors presume de más de 100.000 reservas de su pick-up eléctrica, un éxito meritorio pero con ‘truco’

Lordstown Motors, la start-up de coches eléctricos con sede en Ohio (EEUU), vuelve a escena y lo hace sacando pecho: anuncia que ya cuenta con más de 100.000 reservas de su pick-up cero emisiones Lordstown Endurance. Su producción en serie arrancará en septiembre.

Se trata de unas cifras realmente loables tratándose de un coche que se presentó hace aproximadamente seis meses y de una compañía con apenas algo más de dos años de vida. En cualquier caso, se queda muy lejos de los demenciales 200.000 pedidos que cosechó la Tesla Cybertruck en solo tres días.

Un éxito comercial… bien servido

No obstante, el abrumador número de 100.000 reservas tiene cierto truco o matices que hay que aclarar para poner sobre la mesa la proyección real de la firma estadounidense.

En primer lugar, cabe recordar que es una pick-up eléctrica orientada a la venta a flotas, como recuerda el propio fabricante. Esto supone que los pedidos no son individuales sino de varias unidades, cifrándose en el caso de la Lordstown Endurance en una media de 600 vehículos por flota, según la marca.

Lordstown Endurance 3 Lordstown Endurance 3

Por otra parte, Lordstown Motors habla de reservas de flotas comerciales «no vinculantes», es decir, que los solicitantes pueden pedir el reembolso de la reserva si se echan atrás.

Esta es una práctica común en el sector del automóvil que las marcas utilizan para tantear el potencial éxito del vehículo y tratar de adaptar la producción y aprovisionamiento de materiales en función del resultado, pero no quita que el escaso compromiso que contrae el potencial comprador suponga, normalmente, una caída notable en los pedidos finales respecto a las prerreservas.

Si a eso se le suma que el montante del depósito que se pide para reservas una Lordstown Endurance es de 100 dólares, las posibilidades de inflar fácilmente las reservas iniciales es alta.

Lordstown Endurance Cargando Lordstown Endurance Cargando

Todo ello, sin embargo, no resta un ápice del éxito que está consiguiendo una firma tan joven y que aún no ha fabricado ni un solo coche de producción. De hecho, Lordstown Motors asegura que entre los interesados no solo se encuentran flotas privadas, sino flotas federales, estatales, municipales y militares.

Lordstown está construyendo actualmente los primeros vehículos preproducción de la Endurance, cuyo interior ya pudimos ver hace unos meses, «y está en camino de comenzar la fabricación del modelo de producción en septiembre de este año», asegura la marca en su escrito.

Lordstown Endurance Motor Lordstown Endurance Motor

En cuanto al apartado mecánico, la pick-up eléctrica montará un sistema de propulsión basado en cuatro motores eléctricos, uno para cada rueda, capaces de desarrollar en sintonía 600 CV y pudiendo remolcar hasta 3.400 kg. La velocidad máxima está limitada a 129 km/h y su autonomía es de 250 millas (402 km) en el ciclo de homologación EPA.

La Lordstown Endurance llegará al mercado con un precio de partida de 52.500 dólares y rivalizará próximamente con los futuros Bollinger B1 y B2, la mencionada Tesla Cybertruck, el GMC Hummer EV, o la Ford F-150 BEV 100% eléctrica, que ya se ha dejado ver bailando sobre la nieve.

En Motorpasión | Probamos la Volkswagen Amarok: una pick-up de 258 CV que da gusto conducir dentro y fuera del asfalto

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: