Lorenzo y Rossi volverán a compartir pista

Hubo un tiempo no muy lejano, donde Yamaha convivía dividida por un muro que no se abolió hasta que Jorge Lorenzo y Valentino Rossi separaron sus caminos. Desde que el balear llego al garaje japonés, con el nueve veces campeón como gran estrella del equipo, la rivalidad entre ambos enfrentó por completo a la marca de los diapasones y por supuesto, a dos pilotos que vivieron su año más tenso en aquel 2015 donde el italiano buscó una décima corona, que acabó convirtiéndose en su sueño inalcanzable y al mismo tiempo, la tercera del pentacampeón en MotoGP.

Los reproches fueron constantes durante todos los años que compartieron equipo pero ahora, a toro pasado, la relación entre dos campeones que luchaban por un objetivo común, ha dado un vuelco como reconoce Jorge. «Ahora hay respeto entre nosotros», aseguraba el balear para GPone durante su visita al EICMA (Salón de la moto de Milán). La reconciliación entre ambos comenzó a forjarse en MotorLand como desvela Lorenzo: «Cuando volví, sentí un gran aprecio por su parte (de Rossi). Se alegró mucho de volver a verme y en las carreras a las que fui como espectador estuvimos hablando mucho». Tanto, que el balear ya es bien recibido en el coto privado de El Doctor.

«Recibí una invitación para ir a los 100 km de los Campeones en el ‘Ranch’. Voy porque es una invitación que me ha gustado mucho», confesaba un Jorge, que fantaseó con esta pista con anterioridad: «Había pensando en rodar en esta pista pero al final, por muchas razones como los duelos en la pista y otros motivos, nunca había conseguido probarla. Soy un gran amante de las fiestas de tierra, así que esta invitación es muy agradable. No pude decir que no, en esos días debería haberme ido a Punta Cana, pero cancelé el viaje para ir al ‘Ranch».

Las ganas de visitar uno de los rincones más especiales de Rossi ha podido con cualquier plan que estuviese en la agenda del pentacampeón, ahora centrado en disfrutar de otra manera la vida. De ahí que no espere ser demasiado competitivo en esa visita especial donde se volverá a enfundar el mono: «Mi nivel actual como piloto, especialmente en una pista que no conozco como el ‘Ranch’, será muy bajo. Espero ir mucho más lento que los demás pilotos. Pero el objetivo es disfrutar de dos o tres días de pista de tierra y estar con todo el mundo en ese día tan especial, que seguramente será la última carrera de Valentino sobre dos ruedas». Porque ahora, el siguiente destino del italiano es el automovilismo ya que como bien reconoce Jorge, «cuando se ha llegado al máximo, que es ganar en MotoGP, todo aquello que pruebas en el mundo de la moto es pequeño».

Deja un comentario