Los autobuses de línea de Madrid se pasan a la pila de hidrógeno: los diez primeros ya han sido encargados

En el plano de la electrificación del transporte vamos a ver cómo el hidrógeno le gana la batalla a las baterías eléctricas puras y duras cuando hablemos de largos desplazamientos o grandes vehículos. Demostración de ello es que EMT Madrid, el operador de transporte público de la capital, ya ha encargado sus primeros 10 autobuses con pila de hidrógeno.

Los primeros autobuses comenzarán a circular en 2024

La noticia ha sido confirmada por el fabricante portugués CaetanoBus en su perfil de LinkedIn, aunque también han publicado la nota de prensa acorde a la noticia. Han sido 10 unidades las que se han encargado, y concretamente del modelo H2.City Gold en su variante con sistema de propulsión eléctrico basado en pila de hidrógeno.

Caetano H2 City Gold Madrid

Los autobuses llegarán a la capital a finales del primer trimestre del 2024, por lo que lo normal sería verlos ya circulando el próximo año.

Estos autobuses cuentan con las baterías de celda de hidrógeno de Toyota, que cuenta con una potencia de salida de 70 kW. En cuanto a la autonomía, nos encontramos con unos 350 kilómetros en invierno, y unos 550 kilómetros en verano. Como EMT Madrid no ha hecho ningún comunicado todavía, no se sabe cuál ser la infraestructura utilizada para el abastecimiento de hidrógeno, aunque no debería ser un problema especial para las líneas de bus, teniendo en cuenta que pasan por base de forma regular.

H2 City Gold Bateria Toyota

El hidrógeno, ideal para largas distancias y transporte pesado

Aunque en Madrid ya podemos ver una buena cantidad de autobuses eléctricos, con algunas líneas estando completamente electrificadas desde hace más de un año, lo cierto es que el hidrógeno en su formato de pila de combustible parece la mejor opción cuando hablamos de largos recorridos y transporte pesado.

El hidrógeno no implica largos tiempos de carga, como sí ocurre con los sistemas eléctricos. En todos aquellos sistemas de transporte donde sacar el máximo partido al vehículo en términos de tiempo sea clave, el hidrógeno triunfará. En el mismo tiempo en que se llena un depósito de combustible es posible repostar el hidrógeno, frente a las tantas horas necesarias para cargar una batería.

H2 City Gold Madrid

Si encima pensamos en que estos vehículos pesados y de largo recorrido necesitan baterías más grandes, el tiempo vuelve a ser un problema. Y dado que el tema de la autonomía de las baterías eléctricas todavía parece lejos de ofrecer una alternativa a los motores de combustión, lo normal en los transportes de largo recorrido o gran volumen es que veamos una conversión al hidrógeno. Parece que los autobuses de línea de Madrid también empezarán a vivir esa conversión a partir del 2024.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.