Mantova decide el título

Mantova será el escenario del que salga el campeón del mundo de motocross de 2021. Romain Fevbre (Yamaha), Tim Gajser (Honda) y Jeffrey Herlings (KTM) aspiran a la corona, separados por sólo tres puntos cuando quedan 100 en juego, repartidos en dos grandes premios. De la lucha por el título se cayó Jorge Prado, cuarto en la general, en una temporada que ha estado para el lucense por los problemas físicos, desde la pretemporada hasta el final. En plenas condiciones el español ha demostrado con creces que se merece de pleno derecho permanecer al grupo de los cinco magníficos, junto a los tres primeros y Tony Cairoli, que lo abandonará al finalizar el año. Un club al que se unirá la próxima temporada el suizo Jeremy Seewer, vencedor del pasado GP de Garda y que está quinto en la general a cuatro puntos de Prado.

Pero más allá de la posición en la general, Prado saldrá en Mantova con dos claros objetivos. El primero, como siempre es ganar, y el segundo, ayudar a su compañero Herlings a luchar por el título. Ya en la última manga el neerlandés encontró poca oposición del español y de Cairoli para ganar puntos y posiciones. Las órdenes de KTM funcionarán también en este gran premio. Herlings ha liderado gran parte del año la general, a pesar de haberse perdido cuatro mangas. Tres por sufrir el aterrizaje de una moto sobre su espalda que le lesionó el omoplato y otra por una caída. Sumar los máximos puntos es fundamental para no perder comba por el campeonato, y con esa mentalidad parte el de KTM: «Cuando tengo el control de la carrera, estoy en mi zona de confort. Puedo aceptar fácilmente un segundo o tercer lugar, porque hace cuatro o cinco años me volvería loco si no conseguía la carrera o la victoria en el GP».

Por lo demás, las dos últimas citas del campeonato traen buenas noticias para el motocross español. Rubén Fernández da el salto desde MX2 a la clase reina para el doblete de Mantova. Será una recompensa para el vigués tras su buen año en la categoría de plata, donde incluso ha portado la placa roja a principios de año. La próxima temporada regresará a MX2, pero la oportunidad de medirse con los mejores y ayudar en lo que pueda a Tim Gajser, no la va a dejar escapar: «Estoy muy emocionado por esta oportunidad de montar la CRF450R en estas dos últimas rondas. Es una gran oportunidad para mí simplemente salir y divertirme en dos carreras sin demasiada presión sobre mis resultados. Es una clase muy difícil en este momento, pero solo quiero pilotar bien y demostrarle a la gente que soy capaz de pilotar la Honda CRF450R, así como lo he hecho recientemente con la CRF250R. Han pasado dos años desde que he montado una 450 y solo tendré unos días de preparación y pruebas, pero haré lo mejor que pueda. Estas últimas tres rondas en Trentino me han dado mucha confianza».

Deja un comentario