Márquez: «Jerez me ha sujetado con pinzas para no caerme»

Marc Márquez estaba satisfecho con su cuarta plaza en el GP de España de MotoGP y feliz por volver a protagonizar una salvada al estilo de las que hacía antes de caer lesionado en 2020. Fue en la curva de entrada a meta y comentó riéndose que fue la afición de Jerez la que le había puesto de nuevo en pie, cogiéndole con pinzas para que no se cayera cuando ya estaban las dos ruedas deslizando por el asfalto del Ángel Nieto de Jerez. Esto ha dicho el del Repsol Honda en la rueda de prensa.

-¿Qué dice de la carrera?

-La carrera ya se ha visto. La salida no ha sido perfecta. Bueno, he salido muy bien, pero Aleix se ha venido a la izquierda y Jack a la derecha y ambos salían delante mío y tenían las de ganar, por lo que he tenido que cortar a mitad de recta y luego he tenido que hacer una primera vuelta agresiva, atacando. Sabía que era importante posicionarse y no perder al grupo de delante. Dos pilotos se han ido, que era lo que todos esperábamos, y yo sabía que Aleix iba más rápido que nosotros, pero no tenía el ritmo de Pecco y Fabio, pero tenía un muy buen ritmo de entrenamientos. Cuando he visto que estaba allí he pensado ‘vamos a ver cómo nos pasa y cómo podemos gestionarlo con Jack’. Cuando he visto que faltaban cicnco vueltas y estaba detrás, he pensado ‘mira que igual nos toca la lotería y podemos estar en el podio. (Risas). Lo he intentado. Era mi intención cuando he adelantado a Jack, para intentar defender la posición, pero me he ido un poco largo en la última curva. Como no quería perder la posición, he insistido porque sabía que si tenía alguna opción de podio era allí y había que salvar ese error. Estuve en el suelo prácticamente y creo que la afición de Jerez me ha levantado la moto y me ha cogido con pinzas para que no me cayera. Lo he podido probar otra vez, para luchar por la cuarta plaza, y la he luchado. La he luchado como luché en Portimao con Alex la sexta. He luchado esta cuarta plaza como si fuera una victoria. No son objetivos muy optimistas sino realistas, porque de esta manera no hay frustración y siempre hay esa pequeña motivación que te puede ir ayudando para las siguientes carreras.

-¿Cuánto le falta?

-No se sabe. Faltan doce segundos. (Risas). 16 en Portimao y 12 hoy. Así que falta y, dependiendo de los circuitos, irá cambiando. Este fin de semana lo hemos hecho de la mejor manera y me refiero con ello a que no se puede salvar cada fin de semana de la misma manera. De momento lo estamos haciendo, tanto en Portimao como aquí. Quizás en Austin es en donde me sentí más fuerte para poder luchar por el podio e incluso por la victoria, pero no pudo ser. Veremos en las próximas carreras, pero falta, falta todavía. No hablaré aquí de recuperar puntos ni en la próxima carrera ya que tenemos que seguir construyendo, pero ojalá que mañana en los test podamos dar otro pasito y estar más cerca, pero tampoco saldremos de los test estando para ganar.

-Explique la salvada con más detalle y el encuentro con la afición lanzando los guantes al público con la mano izquierda a la remanguillé, supongo que para preservar la mano derecha…

-Bueno, es que no llego con el brazo derecho. (Risas). Y sobre la salvada, he insistido. Si me hubiese caído habría sido por culpa mía, porque me iba largo, y he querido insistir para mantener la posición, pero no ha sido una de esas de me he caído y no sé el porqué. Era uno de esos días que te apetece arriesgar y, aunque sabes que estás en la cuarta posición, veía el podio, lo olía y te calientas. La salvada me ha puesto de golpe en mi sitio y por suerte no me he caído, pero los datos no los sé. Sé lo que ha salido por la tele, que he visto 65 grados de inclinación o por ahí, pero en la telemetría no he tenido tiempo de mirarlo. En cuanto a los guantes, no soy de regalar cosas, pero he parado en la grada del fan club y luego he visto Nieto y Peluqui y he pensando: ‘aquí tengo que tirar algo’. ¿El casco? No, deja, deja, el casco no, para cuando gane.

-¿Qué margen de mejora cree que le queda?

-Pues no lo sé, en las siguientes carreras se verá, desde Austin o incluso después de Austin he empezado a trabajar de una forma mucho más normal, porque por ‘x’ razón cuando estoy dos semanas parado baja mucho el tono de la musculatura y es ahí donde se tiene que tener la insistencia y la constancia que estoy teniendo y es la que seguiré teniendo para las próximas carreras y seguir mejorando. No todo es físico, no todo es moto, no todo es equipo, sino que como digo siempre es el conjunto, pero la moto tampoco está ayudando y yo estoy poniendo todo de mi parte, pero quizás no tengo esa magia de antes. No la tengo ahora, pero la estoy intentando recuperar y es el camino en el que voy a intentar exigirme dentro de los márgenes que pueda para seguir mejorando.

-¿Vuelven a verse cosas del Márquez anterior a la lesión?

-Sí que se van viendo cosas. Soy el mismo, porque la cabeza, la atención y la mentalidad es la misma. Con la experiencia vas viendo cosas. Yo siempre me intento poner objetivos realistas, porque si no luego hay frustración. Soy auto-exigente conmigo mismo, así que sí, la salvada y todo eso, pero doce segundos de la cabeza. Ahí es donde queremos llegar, pero ahora no podemos. Ahora a disfrutar de esta cuarta posición, energía positiva a todo el equipo y a seguir mejorando.

Deja un comentario