AMAXOFILIA - La Pasión por Conducir info@amaxofilia.com

«¿Motos? Estoy cansado. Me interesa más un viaje, la fiesta…»

20 días encerrado en una habitación del hotel ‘Paramount Hotel Duabi’ acompañado por una bicicleta estática que le está ayudando a quitarse los kilos ganados este invierno y llegar en óptimas condiciones físicas al Gran Premio de Cataluña 2020. Así está pasando Jorge Lorenzo en los Emiratos Árabes Unidos el confinamiento mundial que ha provocado la crisis del coronavirus.

Una díficil situación que Lorenzo está sobrellevando mostrándose muy activo en su cuenta de ‘Instagram’, donde sus casi dos millones de seguidores están pudiendo realizarle preguntas, que el balear más tarde responde, o contemplar en directo las conversaciones que el pentacampeón mantiene con el ‘youtuber’ mexicano Juan Carlos Viana Prieto, más conocido como ‘Juca’, o con Jesús Mosquera, actor de la serie ‘Toy Boy’, sobre sus inicios en el mundo del motociclismo o su nueva vida más allá de los límites del asfalto.

«No vale expiloto. Ahora mismo, explorador, siempre probando otros campos de la vida. No soy muy aventurero, me gusta más ir a lo seguro, donde sé que me lo voy a pasar bien con comodidades. ¿Motos? Estoy cansado, fuera. Me interesa más un viaje, la fiesta. Yo iría a Valencia sólo por la fiesta de después. Así ves motos y luego nos echamos unas birras. No sé si esto será ‘ocherentena’. No se pasa de la nada a ser campeón del mundo. Es como ir al gimnasio. Poco a poco vas deshaciendo la barriga y cogiendo músculos. Fue todo por casualidad que el camino me llevara adónde estoy ahora. Con 10 años, tenía unos amigos, en Motos Salom, en Palma, y fuimos a verlos. Esa familia nos dijo que estaban haciendo pruebas en una copa monomarca, la Copa Aprilia. Como yo tenía 10 años no nos habían avisado. Al ir a verlos nos pudimos presentar. Si no hubiéramos ido ese día a verlos, mi vida habría ido por otros destinos. Mucho lo debemos al destino, dependes mucho de la suerte. Con tu trabajo lo guías, pero es al 50%». afirma Jorge Lorenzo.

De igual modo, el piloto de Palma de Mallorca rememora con nostalgia la heroica hazaña que consiguió en el Gran Premio de Holanda 2013, donde finalizó en la quinta posición apenas 30 horas después de haberse operado la clavícula izquierda por un violento accidente en los Libres 2: «Una vez, que no sé por qué no estaba corriendo, me fui andando a la curva 1 de Phillip Island y dije: ‘¿Así vamos nosotros?’ Me quedé acojonado. Encima de la moto todo pasa más lento. He tenido cientos, miles de caídas. La que fue más destacable e impresionante por su recuperación fue la de Assen en 2013. Fue algo único correr 30 horas después de operarme. Ese año estaba muy fuerte física y mentalmente. Ese día, por la mañana, los metía medio segundo, era muy superior a los demás. Ahora, con 32 años, no lo haría ni loco. Entonces, con 26, no pensé mucho. Fue tremendo. En cambio, otras carreras, en condiciones perfectas, hice 15º. Hay momentos en la vida en que puedes con todo. Si hubiese pensado en los peligros, no lo habría hecho».

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *