«No volveré si no es en Red Bull, Mercedes o Ferrari»

Ahora su negocio está en otra parte, en los circuitos americanos de la IndyCar, pero Grosjean compitió diez temporadas en la Fórmula 1 y uno no se olvida así como así del deporte rey del automovilismo. El francés aprovechó la visita del Mundial a Miami para visitar el paddock y a todos los conocidos que tiene todavía en él, además de para disfrutar de la primera carrera en el circuito de Florida. Porque se declara fan de esta nueva F1, tanto que estaría dispuesto a volver, eso sí, no a cualquier equipo…

«Han hecho un buen trabajo. Honestamente, no sabía si iba a funcionar o no antes de verlo en la pista. Creo que las carreras son emocionantes. Los coches se pueden seguir mucho más y eso es definitivamente lo que queríamos ver, por lo que han hecho un buen trabajo. Veo todas las carreras. Soy un fan», dice Romain sobre las nuevas reglas en ‘RacingNews365.com’, y añade: «¿Si quiero volver? No, no a menos que tenga la oportunidad de estar en Red Bull, Mercedes o Ferrari, pero me encanta verlo».

Apunta alto, de forma similar a como lo hizo su excompañero en Haas, Magnussen, antes de volver a acudir a la llamada de los americanos. Pero Grosjean dice que no, que no volvería a Haas: «A veces hablo con Gunther. Le envié un mensaje para felicitarle por el trabajo que han hecho, pero por lo demás, ahora estoy muy feliz donde estoy. Quiero ganar carreras. Mucha gente me pregunta si me encantaría volver a Haas, y hacen un buen trabajo, pero quiero tener la oportunidad de ganar una carrera todos los fines de semana».

Agradecido de estar vivo

El accidente de Bahréin 2020 es tan imborrable en la memoria del francés como las cicatrices que le dejaron las quemaduras en sus manos, por eso dice que «la vida es un poco más agradable desde entonces»: «No debería estar aquí, así que cada día es un bonus. Estoy feliz y agradecido de estar vivo». De ahí que disfrute tanto en la IndyCar, a pesar de las críticas que recibe de otros pilotos por su agresivo pilotaje, pero «las recompensas son mucho mayores que los riesgos». «No es fácil para mi esposa, pero ella lo acepta. Ve las carreras y acepta lo genial que es la IndyCar, cuánto me aman los fans y cuánto me encanta a mí también», concluye.

Deja un comentario