Palou confirma credenciales con un gran tercero

Álex Palou logró en Long Beach un gran tercero puesto, rozó otra vez, como en Florida, la primera del año, y se llevó unos valiosos puntos de cara al campeonato, en el que sigue firme, a 15 puntos, un suspiro, del nuevo líder, Newgaden, después de tres carreras y como serio candidato al título. Una corona que la pasada campaña certificó en las calles californianas, las mismas en las que ha vuelto a brillar y que sin duda forman parte ya de los mejores recuerdos para el barcelonés. ‘El Mónaco de América’ vio su primera Copa Astor y el domingo una carrera que le confirman como uno de los mejores de los monoplazas americanos. Ganó el Penske de Newgarden, segunda consecutiva con la de Texas, gracias a una soberbia segunda parada y beneficiado por el accidente de Colton Herta, que se retiró tras vistar el muro. Segundo fue Grosjean y el líder hasta ahora, Scott McLaughlin, terminó 15º.

Todo pasó a final, pero antes, al principio intentó ganar plaza Palou desde el tercer puesto en la salida. Newgarden aguantó el ataque del Ganassi y tampoco arriesgo más de la cuenta del campeón, con 85 vueltas por delante y con las presumibles banderas amarillas por delante. La primera llegó pronto, intrascendente, con Dalton Kellett en el muro de la 1. La resalida fue limpia, como la primera del día y el guion se repetía, con Colton Herta lanzado desde la pole, con más ritmo que el resto y abriendo hueco sobre el trenecito organizado en fila india. Sólo el Penske del ganador en Texas y el Ganassi del vigente campeón aguantaban a una distancia prudencial al Andretti cabecero, con el McLaren de Felix Rosenqvist taponando, con algún tipo de problema, y cediendo plazas desde la cuarta.

La férrea hilera solo se rompió para el primero de los dos pasos por garajes, a por ruedas nuevas y combustible. Como siempre abrieron las hostilidades los coches más retrasados, mientras que por delante fue Palou el primero del trío en parar, buscando algún tipo de beneficio sobre Herta y Newgarden. Lo hizo dos vueltas más tarde el líder, y una posterior el Penske y cuando volvieron se encontraron por detrás del alerón del campeón, líder gracias a ritmo y un nuevo acierto en la estrategia.

Mientras, el primero del certamen, Scott McLaughlin, sufría un golpe el cerrada 11 y se hundía en el fondo del grupo, perdiendo puntos a la par que posiciones. La situación dejaba virtualmente al campeón español además de como líder de la carrera como el mejor del campeonato. Y además con un panorama inmejorable, con vía libre y sin problemas con los doblados y Newgarden y Herta vigilandose de cerca por detrás.

Como decíamos al principio, todo pasó al final. Y con todo a favor llegó la segunda y última parada, y vinieron las sorpresas y los cambios. Palou paró otra vez antes, a la vez que Herta destrozó el morro de su Andretti en la 9 antes de su repostaje y decía adiós a sus opciones. Por si fuera poco, Newgarden le devolvia la jugada al español del primer pit-stop, se ponía líder con 25 giros por delante y a la vez se mostraba amarilla por subirse Pagenaud a la rotonda de Long Beach.

La verde se mostró a 18 del final y Ericsson estrelló su Ganassi en la resalida y a punto estuvo de chocar con el de Dixon, compañero. Era tercero y su posición la heredó Grosjean, uniéndose a los líderes, con mejores gomas y desbocado. Primero dio cuenta el francés del español y luego presionó de manera constante al americano. La última amarilla por accidente de Jimmie Johnson con David Malukas compactó y dejó un desenlace a cinco vueltas, en las que Newgarden confirmó su segunda victoria del año, Grosjean su segunda plaza en el podio y Palou, la tercera.

Deja un comentario