Peterhansel presume de récord y Al Attiyah pide más justicia

«Sigo sintiendo la misma emoción porque, como digo siempre, ganar el Dakar es realmente complicado, no hay victorias fáciles y esta tampoco lo ha sido». Esas fueron las primeras palabras de Peterhansel nada más bajarse del Mini en Yeda y celebrar su nueva victoria, la decimocuarta. Una, que le ha costado pese que «desde fuera puede verse como un poco fácil»: «Pero no lo ha sido nada gestionar cada día una ventaja tan pequeña con Nasser. Tenía mucha presión y la sentía cada día, tenía todo que perder. Al final, hemos hecho un gran trabajo con Edouard (su copiloto), ha hecho una buena navegación y ha estado muy calmado».

Reivindicativo, y también orgulloso por escribir nuevas y exitosas páginas en su historia de amor con el Dakar: «Me apunto un par de récords más: 14 triunfos y el primero en ganar en tres continentes. Y también se cumplen 30 años de mi primera victoria». Aquella, la de 1981, es aún la más especial: «Soñé mucho con ella. Ganar siempre es una gran emoción, pero la mejor fue la primera». «No sé dónde pudo estar la diferencia, quizá en la experiencia y en estar un poco más tranquilo. Nasser cometió el primer error al ganar el prólogo y quizá haya perdido el Dakar por eso», analiza.

Precisamente, Al Attiyah sí que tiene claro dónde ha estado la diferencia que ha decidido la victoria, en un reglamento del que se queja así: «Hemos hecho un gran trabajo. Ni yo, ni el copiloto, ni el equipo hemos cometido errores… ¿Qué podemos hacer? Es el segundo año que peleamos con los buggys y para mí hay que cambiar las reglas para que sea más justo para todo el mundo». Así, el líder del equipo Toyota utiliza un discurso similar al que ya tuvo el año pasado cuando fue Sainz el que le ganó con el Mini.

«Si solo tenemos cuatro dedos, no cinco, pues no ayuda. Los buggys llevan muchos años ganando a los 4×4, no hay igualdad, (él ganó en 2019) no es una regla justa y pido a la organización que la cambien porque de otra forma no querremos volver», prosigue el qatarí con su reclamación de mayor justicia. Ganar cinco etapas y que el campeón sea otro, no es fácil de digerir, pero promete volver más fuerte: «Por supuesto que estoy decepcionado, pero hemos terminado y estoy orgulloso. Estoy seguro de que volveremos más fuertes el próximo año y que podremos hacernos con la victoria».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: