Peugeot ‘cae’ en su propio Dieselgate: imputada en Francia por manipular motores diésel entre 2009 y 2015

El escándalo de las manipulaciones de emisiones de los motores diésel sigue salpicando a diferentes marcas automovilísticas. Tras Volkswagen y la reciente acusación a Renault, ahora la Justicia francesa ha imputado por un supuesto «fraude al consumidor» a Peugeot, subsidiaria de Stellantis.

En concreto, la investigación se centra en vehículos diésel Euro 5 vendidos en Francia entre los años 2009 y 2015 y que habrían utilizado un software para encubrir las emisiones contaminantes durante las pruebas de homologación.

Peugeot, que se convirtió en parte de Stellantis cuando el Grupo PSA se fusionó con Fiat Chrysler Automobiles a principios de este año, debe pagar una fianza de 10 millones de euros (de los cuales 8 millones son para el pago potencial de daños y perjuicios y multas y 2 millones para asegurar la representación de la empresa en los tribunales), y proporcionar una garantía bancaria de 30 millones de euros, según ha anunciado Stellantis en un comunicado.

Por su parte, Citroën y FCA Italy, ambas también al amparo de Stellantis, han sido citadas para comparecer ante el Tribunal Judicial de París.

Según la Agencia France Presse, una fuente judicial ha confirmado la imputación por “fraude que conlleva un peligro para la salud del ser humano o del animal».

Stellantis se defiende: «los sistemas de control de emisiones cumplían todos los requisitos»

Peugeot 3008 1 Peugeot 3008 1

Por su parte, el conglomerado francés se ha defendido aseverando que «nuestras filiales están firmemente convencidas de que sus sistemas de control de emisiones cumplían todos los requisitos aplicables en ese momento y los siguen respetando hoy en día, y esperan con impaciencia la ocasión de demostrarlo».

Cabe recordar que además de sus propios coches, Peugeot ha sido proveedor de motores diésel de otras marcas como Volvo o Jaguar Land Rover, entre otros, de modo que no se puede descartar que en las próximas semanas el caso salpicase a más firmas.

Peugeot Motor Peugeot Motor

La investigación de Peugeot se enmarca dentro de una más amplia que arrancó en 2017, poco después de que Volkswagen resolviese litigios penales y civiles en EEUU.

La imputación de Stellantis se conoce un día después de que Renault recibiera la misma notificación, en su caso teniendo que depositar una fianza de 20 millones de euros, de los cuales 18 millones se destinarán al posible pago de daños y perjuicios y multas. También debe depositar una garantía bancaria de 60 millones de euros para la compensación de futuros posibles daños.

Volkswagen, que en 2015 admitió haber manipulado el software del motor con «dispositivos de desactivación» para engañar a las pruebas estadounidenses, fue imputado por el tribunal parisino el 6 de mayo y recientemente ha anunciado que ha llegado a un acuerdo con los principales exdirectivos implicados en el fraude para que paguen un total de 288 millones de euros.

En total, el Grupo Volkswagen se ha visto obligado a desembolsar más de 30.000 millones por su escándalo del Dieselgate.

En Motorpasión | “No queríamos perder el león, es una herencia inmensa.” El responsable del (no tan) nuevo logo de Peugeot defiende su diseño

Deja un comentario