Pieza única: el prototipo original del Isdera Commendatore 112i a subasta

Pieza única: el prototipo original del Isdera Commendatore 112i a subasta

15

Isdera Commendatore 112iRM Sotheby’s

Sergio J. CabreraSergio J. Cabrera6 min. lectura
17 Dic 2020 – 11:00h

RM Sotheby’s va a subastar una rara y conocidísima pieza única, el prototipo original y único ejemplar existente del Isdera Commendatore 112i, el proyecto más ambicioso y conocido de este pequeño fabricante de superdeportivos alemán, a pesar de que nunca llegó a producción.

A inicios de la década de los noventa, la pequeña compañía Isdera (siglas de Ingenieurbüro fur Styling, DEsign und RAcing) era bien conocida por los aficionados por sus radicales y atractivos deportivos de edición limitada, como fue el caso del Imperator 108i. Sin embargo, el diseño de este modelo se remontaba a la década de los setenta, por lo que la compañía alemana decidió crear un superdeportivo mucho más ambicioso y poderoso, el Isdera Commendatore 112i.

La relación del nombre y el diseño de este deportivo con Ferrari y Porsche, respectivamente, no es casual, puesto que Isdera pretendía rendir homenaje a ambas marcas rivales. A Porsche empleando rasgos y algunos elementos de sus modelos y a usando el título con el que todo el mundo conocía a Enzo Ferrari. Aunque curiosamente, el corazón de esta máquina no pertenece a ninguna de estas firmas, sino a Mercedes, pues como todos los modelos de Isdera, cuenta con una enorme mecánica de la marca alemana, en este caso de de 12 cilindros.

Su estética Porsche es innegable.

Este deportivo fue presentado en 1993, cuando la corriente Biodesign se encontraba en pleno auge, de ahí las suaves formas y líneas que dibujan la carrocería. Es prácticamente imposible encontrar un ángulo que no esté formado por las propias franquicias de los paneles, el resto del cuerpo del modelo está creado a base de delicadas curvas. Seña de identidad de esta particular corriente de diseño.

Como los anteriores modelos de esta marca alemana, bajo la chapa encontramos numerosos elementos procedentes de otras firmas germanas. El motor es el mismo bloque V12 de 6.0 litros de 408 CV que Mercedes empleaba en los Clase S W140 y Clase SL R129, y que poco después también fue empleado por el Pagani Zonda. La transmisión manual de 6 velocidades era proporcionada por RUF, aunque este no era el único elemento con ADN Porsche, pues resulta evidente que las ópticas delanteras pertenecen al Porsche 928.

Aunque no debemos confundirnos, el Commendatore 112i no es un simple refrito de elementos y accesorios de otras marcas, pues emplea un bastidor tubular creado ex profeso para la ocasión y además cuenta con numerosos elementos de diseño propio.

Su destino era el mundo de las carreras.

El modelo emplea un sistema de suspensión activa que fue desarrollado en colaboración con BBS y Bilstein, que permite reducir la altura del vehículo 76 mm para mejorar la aerodinámica y la estabilidad a altas velocidades o los propios limpiaparabrisas, que fueron creados por la marca solo para este modelo, al igual que el extraño espejo de tipo periscopio superior, el único retrovisor que tiene el modelo y que es herencia directa de sus antecesores.

La intención de la compañía era competir en Le Mans con este modelo. Iniciativa que no se pudo llevar a cabo, al igual que tampoco el paso a producción, por lo que el prototipo presentado inicialmente quedó como el único ejemplar fabricado y superviviente del proyecto, aunque este fue más que suficiente para convertir al Commendatore en el modelo más célebre y reconocido de este pequeño fabricante alemán, llegando a formar parte incluso de una de las primeras entregas del videojuego «Need for Speed».

Con el tiempo, el ejemplar fue cambiando de manos e incluso llegó a ser modificado ligeramente y vuelto a ser presentado oficialmente con otro nombre, Silver Arrow, lo que tuvo lugar en 1999. Recientemente, este volvió a manos de su fabricante, quienes lo han restaurado y devuelto a su configuración original, con todos los rasgos y elementos con los que fue presentado el prototipo en 1993, incluyendo las llamativas llantas BBS de color dorado creadas a medida para el deportivo o la pintura gris Arctic Silver, procedentes del catálogo Porsche.

Su silueta es muy personal.

Esta pieza única va a ser subastada por RM Sotheby’s en París el próximo año y cuenta con un estado magnífico, con solo 10.500 km de uso y con altas dosis de originalidad, por lo que se trata de una pieza muy destacada para cualquier coleccionista, aunque por el momento se desconoce las estimaciones de la casa de subastas.

Deja un comentario