Prueba Volkswagen Amarok DC Aventura 3.0 V6 8AT 4MOTION 224 CV: De los pick ups más poderosos del mercado

Diseño/Estética – 8.7

Calidad de acabado – 8

Equipamiento de serie – 9

Equipamiento opcional – 7.5

Habitabilidad – 8.5

Maletero – 9

Motor/Refinamiento – 7

Prestaciones – 8.5

Consumos – 6.5

Transmisión – 7.3

Dirección – 6.5

Frenos y neumáticos – 7.5

Comportamiento – 7.8

Calidad de rodadura – 7

Relación valor-precio – 6

7.7

Notable

El Volkswagen Amarok es uno de los pick up estrella en nuestro mercado. Ofrece un generoso espacio de carga, gran presencia -especialmente en esta versión Aventura-, un interior con un plus de calidad y una oferta mecánica con potencias superiores a la de sus rivales. Es un gran producto, pero su elevado precio de partida lo aleja ligeramente de sus rivales, compitiendo directamente con el recién estrenado Mercedes-Benz Clase X.

El Volkswagen Amarok es un pick up poco conocido en Europa y eso que lleva acompañándonos más de seis años. Los líderes del mercado como los Toyota Hilux y Nissan Navara han sabido aprovechar la demanda ofertando productos muy bien presentados y equipados, algo a lo que se suma ahora el alemán. Con la renovación del Amarok en 2017, la firma mejoró ligeramente su aspecto exterior y de paso revisó por completo el habitáculo, adaptándolo a los tiempos actuales.

En España estamos acostumbrados a asociar el término pick up con el duro trabajo de campo, pero lo cierto es que la tendencia en este segmento está migrando hacia el concepto SUV, con líneas de diseño cada vez más dinámicas y discretas bajo las que se esconden auténticos todoterrenos. El público demanda la practicidad de un pick up con las comodidades de un todoterreno, y es por ello que el mercado de las pick up se está reactivando, especialmente en el sector de las flotas.

Basta con echar un vistazo a todos los modelos que han llegado en los últimos meses: Mitsubishi L200Toyota HiluxNissan NavaraFiat Fullback (basado en el Mitsubishi L200), Renault AlaskanFord Ranger… ¡Incluso Mercedes-Benz ha sacado su propio pick up! Con los cambios en la legislación que les permiten por fin circular a 120 km/h en suelo español, los pick up “se quitan” de un plumazo una de las principales barreras con las que contaban hasta ahora.

Más de 800 pick ups se matricularon en el mercado español el pasado mes de enero -por tomar un mes de referencia-, una cifra más alta que el año anterior, pero bastante baja en comparación con otros mercados europeos y, sobre todo, si ponemos los ojos en aquellos lugares en los que son realmente importantes como Estados Unidos, Tailandia, Australia o Sudáfrica. A fin de aumentar sus ventas, el Amarok ha llegado con cambios importantes en el habitáculo, la dotación disponible y bajo el capó, estrenando nuevas mecánicas diésel de mayor potencia para destacar en el segmento.

¿Damos un repaso a sus virtudes y defectos?

Diseño exterior

El Volkswagen Amarok únicamente se ofrece en el mercado español en versión de doble cabina, lo que permite combinar un generoso espacio de carga con un habitáculo considerable para acoger a cinco adultos. Como se puede apreciar, el concepto y estilo del Amarok se basa claramente en el ADN de diseño Volkswagen, pero adaptados al segmento de las pick up. Su claro y simple diseño, su vigorosa estatura y su estilo directo le confieren a este vehículo una elegancia muy individual.

En su frontal, destacan especialmente los cromados, presentes en la parrilla y los bordes de los intermitentes, en posición inferior. La horizontalidad de las líneas y los ensanchados pasos de rueda le aportan a este modelo gran robustez, al tiempo que el toque tecnológico lo ponen unos faros bi-xenón rematados con una característica firma lumínica diurna LED y los sensores de aparcamiento delanteros. No menos llamativas son las tres entradas de aire, las cuales nos insinúan la poderosa mecánica V6 -cuyas siglas podemos leer en el lado izquierdo de la parrilla- que se esconde en el vano motor.

Visto de perfil, lo primero que nos llama la atención son los grandes pasos de rueda, en los que se ubican en este caso unas generosas llantas de 20 pulgadas calzadas con neumáticos Bridgestone Dueler H/P en medidas 255/50 R20 109 H. La silueta del Amarok de cuatro puertas y cabina doble se caracteriza principalmente por ser más elegante que la de otros pick up, ya que aun sin entrar mucho en el detalle, Volkswagen ha dotado al Amarok de una línea que evoca a los turismos de la marca.

Hay disponibles 10 colores exteriores para la carrocería entre los que podemos encontrar tonos clásicos y diversos acabados: sólido, perlado, mate y metalizado. En este caso tenemos un Azul Starlight metalizado -745€-.

Por otro lado, los marcos de las ventanas de la columna B son de color negro, característica que hace que las superficies acristaladas del Amarok parezcan mucho más amplias de lo que realmente son. Destacan especialmente los guardabarros, las estriberas laterales cromadas, la limpia superficie de las puertas y el arco superior de la bañera, donde se puede leer la inscripción ‘Amarok Aventura’. Los cristales posteriores son tintados.

Todas las variantes tienen la misma longitud y la misma batalla, manteniendo invariable el espacio de carga. Sus medidas alcanzan los 5,32 metros de largo, 1,95 metros de ancho y 1,83 metros de alto, unas cotas en la línea de sus competidores -es algo más ancho-. La batalla mide 3.097 mm y el coeficiente aerodinámico es de 0,42.

La parte trasera del Amarok dispone de dos parachoques bipartidos que ofrecen suficiente espacio para posicionar un escalón en el centro del vehículo facilitando así el acceso a la plataforma de carga (ubicada a 780 mm del suelo). El portón trasero puede ser abatido también en 90 grados, ofreciendo así una superficie de carga lisa continua. Justo debajo de este podemos ver la cámara de marcha atrás, integrando también una discreta tira de sensores de aparcamiento en el paragolpes cromado.

Escasos detalles vemos desde esta posición, con la chapa completamente lisa, el tirador, la denominación del modelo y un enorme emblema de Volkswagen como única ornamentación. Los faros traseros no han sido integrados en el portón, sino en los extremos laterales de la parte trasera. Esto tiene dos ventajas: la protección de los faros y la posibilidad de transportar mercancías de gran longitud con el portón abierto sin tener que prescindir por ello de la iluminación posterior. La tercera luz de freno queda “escondida” bajo el arco, sobre la luna trasera.

Diseño interior

Tras el lavado de cara, el Amarok se acerca mucho más en diseño interior al resto de modelos de la gama Volkswagen, sin embargo, si tuviéramos que hablar de las calidades solo podríamos definirlas como ‘sencillas’. Este modelo se caracteriza por el empleo de materiales duros y resistentes, pero siempre sin grandes lujos. Hay plásticos bien ensamblados en el salpicadero y las puertas, pero plásticos rígidos al fin y al cabo, y en un coche que en su versión Aventura supera los 50.000 euros, personalmente espero algo más. En cualquier caso, en calidad está por encima de sus rivales (salvo en el caso del Mercedes-Benz Clase X).

Sólo en los asientos y volante se ha permitido Volkswagen el uso del cuero, siendo el único resquicio para el detalle premium que nos encontramos en su interior. Los mencionados asientos son cómodos y amplios, tanto delante como en las plazas traseras, resultando además muy cómodos gracias a la tecnología ergoComfort y los 14 ajustes eléctricos. El salpicadero está pensado para un cómodo manejo, como ocurre con otros vehículos de la gama germana, ofreciendo a su vez un completo equipamiento.

oscaro ES - Image Banner 728 x 90

Tanto el volante multifunción como la instrumentación son similares a los de otros Volkswagen, con dos grandes instrumentos redondos de clara visualización y una pantalla multifunción Plus de serie en esta versión. Además, me ha llamado la atención la posición de conducción, pues dada la estatura del Amarok cabría pensar que vas muy elevado, pero en la práctica no es tan exagerado, puesto que ofrece una reducida altura de los asientos delanteros al suelo, de tan sólo 83,8 centímetros.

En la parte superior de la consola central, a la altura de los ojos del conductor, se encuentra situado el equipo multimedia con pantalla de 6,33 pulgadas. Debajo del equipo del mismo se ubica el Climatronic bizona de serie en este acabado. Más abajo podemos apreciar un generoso hueco portaobjetos y la palanca de cambios, seguida de un freno de mano convencional, dos posavasos y una generosa guantera central cuyo apoyabrazos es deslizable. Encontramos otra bandeja portaobjetos sobre el salpicadero y cajones bajo los asientos delanteros.

El acceso a las plazas traseras es muy cómodo gracias a un grado de apertura de las puertas generoso, diversos asideros y la presencia de las estriberas laterales. Los respaldos y los asientos pueden ser abatidos hacia arriba en 1/3 y 2/3 para aumentar el volumen de carga de la cabina. Adicionalmente existe la posibilidad de plegar el respaldo.

En cuanto a la habitabilidad en las plazas traseras, lo cierto es que esta sorprende. Cuentan con una altura al techo y un espacio para las rodillas más que aceptable, pero dada la mayor anchura del modelo permiten que tres adultos puedan viajar con gran comodidad – el compacto túnel proporciona al pasajero del asiento central trasero suficiente espacio para las piernas. Además, las plazas traseras laterales disponen de un sistema de fijación Isofix para las sillitas de los niños.

Respecto a la capacidad de carga, la anchura de la caja es la mayor del segmento (con 1.222 mm entre pasos de rueda es capaz de transportar un euro-palet), ofrece una superficie de 2,52 m2 y de serie cuenta con cuatro argollas de sujeción rígidas para la fijación de carga. La compuerta soporta un peso de 200 kilogramos y, como es habitual en este tipo de vehículos, Volkswagen ofrece diversas opciones para cubrir la bañera que podemos encontrar en el catálogo de accesorios de la marca. En este caso tenemos una cortina de plástico. Tiene una capacidad máxima de carga superior a la tonelada y puede prepararse para remolcar hasta 3,5 toneladas de peso.

Motorización

En el apartado mecánico destaca la presencia de un motor V6 de 3.0 litros turbodiésel disponible en tres niveles de potencia: 163 CV/450 Nm, 204 CV/500 Nm y 224 CV/550 Nm. En todos los casos la tracción es total 4MOTION, mientras que para la transmisión podemos optar por un cambio manual de seis relaciones o uno automático de ocho velocidades. En el apartado de equipamiento y precio podéis ver las combinaciones posibles.

Para la prueba me he decantado por la variante más potente de todas, la única versión que puede asociarse al acabado Aventura. Hablamos de una mecánica fabricada en hierro y aluminio que cuenta con un desplazamiento de 2.967 cm³, dos árboles de levas en cada culata, inyección directa por conducto común, turbo, geometría y admisión variables e intercooler para desarrollar una potencia total de 224 CV (165 kW) entre 3.000 vueltas y 4.000 rpm, así como un par de 550 Nm entre las 1.400 y las 2.750 rpm.

Con semejantes cifras, no solo ofrece mucho empuje desde bajas vueltas y en marchas cortas, sino que además lo hace en un rango más generoso que en el caso de sus rivales generalistas. El mayor empuje respecto a modelos como el Navara, el L200 o el Hilux es perceptible y, asociado a la transmisión automática, la potencia es más aprovechable sin tener que pelearnos con una caja de cambios manual poco precisa o un embrague algo peleón como suele ocurrir en este segmento.

En cifras, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,9 segundos, una velocidad máxima de 193 km/h y una recuperación de 80 a 120 km/h en el entorno de los 5,7 segundos, bien podríamos decir que se trata de un vehículo ágil.

Como es habitual, el motor es algo ruidoso y notarás que vas a bordo de un pick up, pero lo cierto es que no resulta un sonido desagradable y los ingenieros han trabajado duro para aislar de forma notable el habitáculo. Junto al Nissan Navara, es uno de los modelos más trabajados en este aspecto, al igual que en la elasticidad y polivalencia de la mecánica ya sea para el ocio o el trabajo diario. Desde luego, el conjunto mecánico es plenamente satisfactorio, pero es cierto que muchos usuarios pueden conformarse con la variante de 204 CV.

En cuanto a consumos reales, la marca homologa 8,1 litros a los 100, una cifra que te resultará imposible igualar en una conducción real, elevándose el mismo hasta los 9,5 litros a los 100 km -queda por encima de sus rivales-. En autopista, circulando a velocidad legal (el motor gira a 2.000 rpm a 120 km/h) puedes rebajar el consumo fácilmente hasta los 8,0 litros -frente a los 7,6 litros que homologa Volkswagen-; mientras que en ciudad los 9,0 litros que declara la marca ascienden a 12 litros a los 100. El depósito de combustible tiene una capacidad de 80 litros.

Respecto a la transmisión automática de ocho relaciones del Amarok, hablamos de un cambio por convertidor de par que cumple eficazmente con su cometido. No es un cambio tan rápido como el de los turismos del grupo, pero es de los mejores que podemos encontrar entre los pick up, con unos cambios de marcha muy suaves que en una conducción tranquila tienen lugar en torno a las 2.000 vueltas.

Motor 3.0 TDI BMT – 6 cilindros en V (V6)
Cilindrada 2.967 cm³
Potencia 165 kW (224 CV) @ 3.000 – 4.500 rpm
Par 550 Nm @ 1.400 – 2.750 rpm
Peso 2.078 kilogramos
Dimensiones Lar/An/Al mm 5.321 / 1.954 / 1.834 mm
Volumen Maletero 1.550 x 1.620 x 505 mm (2,52 m2)
Aceleración 0 a 100 km/h 7,9 segundos
Recuperación 80 a 120 km/h 5,7 segundos
Velocidad máxima 193 km/h
Consumo homologado 9,0 / 7,6 / 8,1 l/100 km (urb. / extraurb. / comb.)
Emisiones CO2 por km 212 g/km de CO₂ (Euro 6)
Precio de partida 51.265 euros (este motor y acabado sin descuentos)

Comportamiento

Como buen pick up que es, los principales problemas a la hora de conducir el Volkswagen Amarok podrían darse en el campo o en la ciudad dadas las generosas cotas del modelo, el alargado capó y la visibilidad hacia la parte trasera del vehículo. En cualquier caso, todo es hacerse a las medidas, ya que su conducción no es nada complicada y tanto la luna posterior como los espejos retrovisores son muy generosos. Adicionalmente, contamos con sensores de aparcamiento delanteros y traseros, así como cámara de marcha atrás, lo que ayuda a la hora de maniobrar. El radio de giro es de 12,95 metros entre bordillos.

Contribuye también de manera notable a la manejabilidad del modelo la dirección eléctrica con asistencia variable en función de la velocidad «Servotronic», la cual, además, incrementa la sensación de control en carretera al endurecerse. No es una dirección excesivamente rápida ni destaca por su precisión, pero sí que se sitúa un escalón por encima de la de rivales como el Hilux o el L200 e incluso de algunos todoterrenos como el Jeep Wrangler o el Mercedes-Benz Clase G, mejorando el paso por curva de esta ‘mole’ y permitiéndonos cambiar de trayectoria con seguridad y agilidad.

En autopista se muestra más estable de lo que cabría esperar, incluso sin carga. El habitáculo está bien aislado y en términos generales la calidad de rodadura es alta, aunque es una pena que desde Volkswagen hayan optado por una suspensión de ballestas para el eje trasero -esta suspensión está pensada para soportar grandes volúmenes de carga sobre terreno muy irregular sin romperse-, lo cual penaliza la comodidad de los pasajeros en tramos bacheados y fuera del asfalto. En este sentido, el Nissan Navara sigue siendo el líder de la comodidad en carretera, seguido de este Amarok (a falta de probar la nueva Clase X).

Opcionalmente se ofrece la suspensión (3+2 muelles de lámina) y la amortiguación traseras reforzadas, lo que permite una masa máxima autorizada de 3.080 kilogramos -265€-.

Fuera del asfalto, el Amarok hace sus pinitos, pero lo cierto es que hay algunos aspectos que me han defraudado. Es un buen todoterreno y su tracción total permanente con un diferencial central de tipo Torsen es capaz de sacarte de más de un apuro, pero tras el restyling el modelo ha perdido la opción de tracción trasera y lo que es peor, la reductora, un sistema que facilita el avance por pendientes empinadas sobre terrenos complicados. Sin ella patina en exceso cuando le exigimos en pendiente, aunque por lo general se muestra resolutivo por terrenos complicados. Cuenta con control de descenso de pendientes.

El Volkswagen Amarok tiene unas cotas excelentes, aunque siempre debes pensar en acompañarlas de unos neumáticos adecuados si lo vas a sacar con frecuencia del asfalto. Su ángulo de ataque es de 29,5º, su ángulo ventral de 23º y su ángulo de salida de 23º.

La altura libre mínima 192 mm y su capacidad de vadeo alcanza los 50 centímetros. Adicionalmente, la pendiente máxima superable es de 45º y la inclinación lateral de 50º. En ningún caso el bloqueo mecánico del diferencial trasero debería ser opcional -725€-.

Equipamiento y precio

En cuanto a los niveles de equipamiento, el Volkswagen Amarok está disponible en versiones Trendline, Premium, Highline y Aventura. El primero incluye de serie llantas de aleación de 17 pulgadas, frenos traseros de tambor, climatizador automático de dos zonas, faros antiniebla, luz diurna por LEDs integrada, volante multifunción en piel, tapizado en tela negra, ordenador de a bordo, sistema de sonido con pantalla táctil de 6,33 pulgadas, amplificación electrónica de la voz, APP- Connect, control por voz, sensor de lluvia y encendido automático de luces, entre otros.

El acabado Premium añade a lo anterior el tren de rodaje de 17″ con frenos de disco de 17″ delante y frenos de disco de 16″ detrás, faros antiniebla con luz de curva estática, asientos delanteros calefactables, radio digital, retrovisores exteriores con ajuste eléctrico, térmico y plegable, así como el paquete cromado exterior.

El acabado Highline añade a lo anterior el tapizado en piel, faros de xenón, lavafaros, llantas de aleación de 18 pulgadas, paquete cromado exterior, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, sistema de navegación integrado, cámara posterior, cristales tintados, CAR-NET, radio DAB, etc.

Por último, el Aventura se reconoce por su paquete exterior específico con “Roll-Bar” exclusivo, asientos delanteros ergoComfort con ajuste eléctrico, parrilla frontal superior y del radiador específica, enormes llantas de aleación de 20 pulgadas, pilotos traseros oscurecidos, carcasas de los retrovisores en cromo y parcialmente pintados, luneta térmica, rueda de repuesto…

Las tarifas sin descuentos ni promociones quedan de la siguiente manera:

Motor Trendline Premium Highline Aventura
3.0 TDI V6 163 CV MT 35.355€
3.0 TDI V6 204 CV MT 38.310€
3.0 TDI V6 204 CV AT 40.540€ 44.835€
3.0 TDI V6 224 CV AT 45.695€ 51.265€

  • Trabajado diseño exterior e interior, con una buena apariencia en términos generales y materiales bien ensamblados. Es más agradable al tacto y a la vista que las alternativas generalistas, pero hay abundante presencia de plásticos rígidos.
  • La caja es de las más generosas del segmento y su anchura es la mayor de entre todas las pick up.
  • Ofrece gran espacio en las plazas traseras gracias a su anchura (lo cual también penaliza ligeramente en maniobrabilidad), al tiempo que el acceso a las mismas resulta más cómodo que en la mayoría de su competencia.
  • Motor poderoso y elástico -aunque también bastante tragón-, muy aprovechable con la transmisión automática de 8 velocidades.
  • Ofrece gran estabilidad y aplomo en carretera y su dirección variable en función de la velocidad es más rápida y precisa que la de la competencia e incluso que la de algunos todoterrenos puros.

  • Las calidades interiores están por encima de sus competidores y todo está bien ensamblado, pero no dejamos de encontrar una presencia abundante de plásticos duros en el salpicadero incluso en esta versión que supera los 50.000 euros.
  • El precio de partida es elevado incluso en la versión más básica.
  • Ya sólo se ofrece en variante de doble cabina.
  • La ubicación de la cámara de marcha atrás no es todo lo buena que debería. Queda demasiado baja y se mancha con facilidad fuera del asfalto. Además, no ofrece una visión generosa por estar “encajonada”.
  • El bloqueo mecánico del diferencial trasero (100%) no debería de ser opcional.
  • El modelo ha perdido la reductora tras el lavado de cara.
  • No hay disponible una versión de tracción trasera.

Galería de imágenes



Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *