¿Puede Alonso ganar el Dakar?

Cuando has visto a leyendas del Dakar y del automovilismo marcharse de vacío, doloridos y con las orejas gachas, expresión de Jesús Calleja, ya has aprendido la lección del desierto: a esta carrera hay que respetarla y en este vivac nadie come aparte. Lo intentó Loeb , con el coche más dominante de la década, sin éxito, aunque demostró su velocidad y subió dos veces al podio. Pero los que ganan también lloran: Peterhansel, con trece ‘touareg’ en su vitrina, ha sufrido accidentes aparatosos en sus dos últimas participaciones. Sainz, el referente en velocidad pura, ha tenido tanta pena como gloria para ganar dos veces. Al Attiyah, vigente campeón, se despidió en 2017 cargando el Toyota de piedras para hacer equilibrios porque le faltaba una rueda. Despres, leyenda sobre las dos ruedas, nunca ha luchado por la victoria en coches.

Muchos se preguntan ahora, ¿puede ganar Alonso el Dakar? La lógica dice que no. Quien no conoce la carrera espera que brille en los tramos de velocidad, pero precisamente esos son los más peligrosos: una zanja no prevista, o un bache mal calculado, y el golpe a 180 kilómetros por hora puede dejar inservible la maquinaria. En las dunas se va más despacio y los accidentes suceden a cámara lenta, a cambio la mecánica se castiga hasta niveles que nadie puede sospechar. El asturiano tiene un talento sobrenatural sobradamente demostrado, pero en su primera participación es impensable que se acerque al ritmo de los especialistas y candidatos a la victoria. Con experiencia, con kilómetros, con más de un par de dakares a sus espaldas, quizás Alonso luche por la victoria en esta carrera mágica. Pero este año, en Arabia Saudí, cada día que supere sin ceder contra los maestros de la arena será una gesta apasionante.

Deja un comentario