Rea empieza a presionar

No debe ser nada fácil ver como invaden tu territorio y mucho menos, después de seis años de dominio absoluto. Primero fue Bautista, en su estreno con Ducati, quien complicó la labor de Rea en el Mundial de SBK y al talaverano, con su marcha a Honda, le prosiguió la irrupción de un piloto como Razgatlioglu que está poniendo en apuros la hegemonía de un seis veces campeón del mundo. Porque parecía que el líder de Kawasaki era invencible, sobre todo tras remontar la situación frente al español en 2019, hasta que el turco comenzó a imponer un nivel que ha conseguido desestabilizarle en más de una ocasión, hasta el punto de haber despertado su versión más competitiva.

Nunca se le vio nervioso a Rea sobre el asfalto, de hecho su aplomo era tal que los errores por su parte eran casi inexistentes, pero la situación comenzó a inquietarle más de la cuenta cuando el liderato se le complicó hasta tal punto, que ahora busca cualquier resquicio para marcar territorio y seguir demostrando su poder en la categoría. Y aunque tan solo se tratase de un viernes, la jornada de hoy no iba a ser menos para el piloto de Kawasaki, tras haberse encargado de liderar las dos sesiones de entrenamientos con un mejor tiempo absoluto (1:41.466) que firmó durante la sesión vespertina frente a un Razgaltiolgu que simplemente se tuvo que conformar con la cuarta posición.

Las jerarquías comenzaron a definirse ya desde por la mañana, con un último intento excepcional de Rea en los primeros libres que le colocaba en cabeza. Y por si no hubiese sido suficiente, el norirlandés reiteró su dominio durante la segunda oportunidad, cuando a falta de cinco minutos para el final decidió pasar de nuevo al ataque y marcar una clara línea entre su posición y la de su máximo rival por el título. Sobre todo, porque el piloto de Kawasaki es consciente de que los 20 puntos que le separan del liderato en estos momentos pueden resultar anecdóticos a final de temporada y ahora, más que nunca, es necesario meter una presión que en los momentos decisivos puede dar resultado.

Lo intentó de todos los modos posibles Razgatliolgu para tratar de dar un paso adelante, pero las sensaciones en nada coincidían con las cosechadas en las rondas anteriores, donde ya desde un principio se pudo permitir el lujo de trabajar en las tandas largas desde los entrenamientos iniciales. Rascó un 1:41.812 que le dejó a cuatro décimas de la cabeza y por lo tanto, ahora solo le toca seguir trabajando en encontrar un ritmo que le pueda llevar a la posición de un Rea que apunta al liderato cuando concluya la undécima ronda de la temporada, en la que Bautista arranca con una novena posición, que tratará de mejorar para regresar al podio que visitó durante las dos citas anteriores.

Deja un comentario