Reencuentro no deseado entre Sainz y Al Attiyah

Se unió al Extreme E tentado por las batallas cuerpo a cuerpo que contempló durante su primera temporada y nada más empezar, Nasser Al Attiyah ha sido protagonista de una de ellas aunque con un final demasiado conflictivo. El qatarí se estrenaba al volante de Cupra y el destino quiso que tuviese su primera toma de contacto en el grupo que le enfrentaría a Sainz y Loeb, sus dos grandes rivales del Dakar en una temporada, que comenzaba para ambos con ganas de revancha.

Desde el primer momento el piloto de X44 Team dejaba claro que seguían manteniendo el nivel con el que cerraron la primera edición del certamen, pero tanto Nasser como Carlos tenían una misión: plantar cara al que se ha reafirmado como gran favorito del curso. Ni siquiera tuvieron la oportunidad en una salida, donde Loeb se encargó de cumplir con la primera parte del plan. El francés quería llegar con la posición ganada a la primera curva y una vez conseguido, hizo su carrera mientras que por detrás llegaron los problemas.

Pese a que la arrancada de Nasser no fue competitiva, el qatarí supo preponerse en el desierto de Neom y no tardó demasiado en llegar a la posición de Sainz. Con la misma ambición de siempre el piloto de Cupra buscó progresar e intentó un interior exitoso frente al madrileño, que sin embargo tuvo demasiado optimismo en una maniobra que terminó acabando en impacto. Se quedó a dos ruedas Al Attiyah sobre un terreno con roderas duras provocadas por el agua matinal, que hacía saltar los coches más de la cuenta. Y fue cuando trató de corregir su posición, que regresó a una trazada que tenía ganada el piloto de Acciona.

Argumentaron que el qatarí iba sin dirección, pero eso no evitó que se le sancionara hasta la última plaza de su grupo y le mandasen directamente a la Crazy Race. Lo que le da todavía más ventaja a un Loeb, que llegó al relevo con una cómoda ventaja que administró Cristina Gutiérrez sin problemas para llevar al X44 Team hasta una plaza en la semifinal y la mejor posición de la jornada.

Por detrás, Sainz y Laia se quedaron sin ver la meta y por su parte Al Attiyah sí tuvo la oprotunidad, aunque lo hizo en la tercera posición con Jutta Kleinschmidt al volante. Los daños en su Cupra le dieron la segunda plaza a LeDuc y en la Q2, el equipo de Rosberg terminó de confirmar que este año, de nuevo, la lucha contará seguro con el equipo del alemán y el de Hamilton como protagonistas.

Con el susto en el cuerpo

En general ha sido una jornada bastante accidentada ya que al choque entre dos de los gallos del campeonato, hay que sumarle el fuerte golpe que ha sufrido la española Christine GZ durante la primera toma de contacto con las arenas de Neom. En su estreno con Veloce, la piloto pisó una zona rota tras el relevo que acabó con su Odyssey 21 dando vueltas de campana.

El accidente impidió que el coche disputase la segunda carrera de clasificación, que le situó en el grupo de Loeb, Sain y Al Attiyah, pero lo peor es que la española tampoco podrá estar en la salida de la Crazy Race. Después del impacto, Christine fue trasladada al centro médico y se confiró una fractura de tobillo que le hace causar baja. Será la piloto de reserva Hedda Hosås quien la sustituya en este Desert XPrix. 

Deja un comentario