Rins: “Batallar con Márquez en MotoGP tiene chicha”

A sus 22 años y sobre una Suzuki, ya se puede considerar a Álex Rins como una estrella más de MotoGP. Su personalidad desprende tranquildad, simpatía e ironía, mucha ironía. En realidad, no ha cambiado su forma de ser casi nada comparado con lo que sí lo han hecho sus ambiciones y sus rivales. Hizo tercero en Argentina, en una carrera con muchas bajas, y firmó un segundo de ley en Assen, donde se fajó como un titán en el grupo de cabeza. Nada le importó que uno de los rivales con los que se pasara y repasara fuera Marc Márquez, el mismo al que hace no mucho tiempo veía más como al hermano mayor de Álex Márquez, su histórico rival hasta instalarse en la élite. En Sachsenring ha concedido a As esta entrevista a fondo:

-Entro al hospitality de Suzuki para entrevistarle y me encuentro a la entrada con Kevin Schwantz, un piloto muy especial para mí que habla maravillas de usted. Dice que es una esponja, que no para de preguntar y absorber conocimientos y que ya es toda una estrella de MotoGP. ¿Qué le parece?

-Bueno, me enorgullece. Que diga esto de mí Kevin es genial y me da motivación para ir más rápido.

-¿Cómo es su relación con él? Se les vio con buen rollo cuando se conocieron el año pasado.

-Es buena. Tenemos buena relación. Hemos hecho un par de eventos juntos a través de Suzuki y quedamos hace poco un día para hacer trial con Adam Raga.

-Kevin tiene en su casa varias motos de trial. ¿Qué tal se le da?

-Ostras, el tío va rápido, tiene técnica y habilidad. Es como un gato. Kevin sigue siendo competitivo. Subía Adama Raga y como que nos mirábamos entre nosotros para ver quién subía primero. Tiraba yo, pensando que él no iba a subir, y claro que subía.

-¿Qué sabe de él como piloto, porque usted nació en 1995, justo el año de su retirada?

-En vivo no lo he visto, no he llegado, pero sí algunos vídeos de él, aunque no muchos porque no soy de ver vídeos de pilotos pasados. Sé que era muy rápido, con mucho talento y que hacía lo que quería. Eso era lo más increíble de todo en él.

-¿Cuál es el consejo más importante que le ha dado?

-Los cojo todos por igual, pero uno que se me quedó muy grabado es que entendiera que yo tenía nivel para hacerlo.

-En Suzuki hace tiempo que quieren tener al nuevo Schwantz y parecía que lo habían encontrado con Maverick, pero emigró del box. ¿Puede llegar a serlo usted?

-Eso son palabras mayores y me gustaría que se hicieran realidad, pero, si la pregunta va por si estaré muchos años en Suzuki, digo que si estoy cómodo, me dan cariño y el objetivo es el mismo, voy a seguir en donde sea. En Suzuki estoy recibiendo mucho cariño, lo que agradezco, y el objetivo de ambos es el mismo, porque Suzuki y yo queremos ganar. Se están implicando mucho para que la moto sea competitiva.

-¿Le faltó cariño para ser en su día campeón de Moto3 o Moto2, categorías en las que se quedó a las puertas de serlo?

-No, yo no lo llamaría cariño. Hemos estado cerca de ser campeones en las dos. En 2013, en Moto3 nos lo jugamos todo en la última curva. Y el primer año de Moto2, en 2015, también estuvimos cerca, pero pequé de rookie al final. Con la gente que he estado y la gente con la que he trabajado, me lo he pasado muy bien. Me refiero a los mecánicos y a la gente del equipo. Te engañaría si te dijera que con toda la gente del equipo me lo he pasado bien, pero siempre he estado cómodo.

-¿Qué recuerdo le deja el trabajo con Alzamora y Pons?

-Emilio me aportó mucho. Fue él quien me trajo aquí y quien me permitió entrar en el Mundial en 2012. Y Sito me dio consejos muy valiosos, a nivel de motivación. Él fue piloto, y rápido, y me ha dado muchos consejos.

-Cuando era piloto de Moto3, Marc Márquez era el hermano mayor de su gran rival Álex Márquez y ahora, en cambio, ya se faja con el campeón de MotoGP en la pista, como se vio en Assen. ¿Se ha parado a pensar en ello y en cómo ha progresado todo para usted?

-No me he parado a pensarlo, pero sí que es verdad que con Álex Márquez he batallado casi toda mi vida, hasta Moto2, porque ahí coincidimos menos. Pero en Moto3, en el Campeonato de España o incluso en los catalanes o mediterráneos hemos estado batallando mucho y ahora lo hago en MotoGP con su hermano, lo que significa que tiene chicha.

-¿Se imaginaba hace unos años que algún día podría llegar batallar con Marc?

oscaro ES - Image Banner 728 x 90

-No, sinceramente, no. Al principio, en el primer año del Mundial en Moto3, te diviertes, pero nunca piensas que vas a llegar tan lejos. Ya una vez la cosa se va poniendo interesante y profesionalizando, pues sí que empiezas a soñar con MotoGP, en llegar y hacerlo bien. Se está haciendo realidad lo que había soñado.

-¿Se puede ganar a Márquez en esta pista?

-Sí, por qué no. Es verdad que Márquez es muy rápido aquí, pero hay muchos pilotos rápidos en esta parrilla y Folger ya estuvo a punto de conseguirlo el año pasado. Lo vamos a intentar, aunque sea complicado, y lo mismo que yo harán otros pilotos que están aquí para ganar.

-¿En qué momento empieza a sentirse como uno más de la parrilla de MotoGP y con aspiraciones a todo?

-A finales del año pasado me empecé a sentir muy cómodo con la moto. Faltaba mejorarla mucho, pero ya hice carreras en grupo, como en Australia.

-Allí debió aprender una barbaridad…

-Aprendí mucho, la verdad. Y también en los test de pretemporada de este año, a cómo gestionar las cosas. A partir de la primera carrera, la de Qatar, empezaron a venir caídas y ahí también aprendí mucho.

-Una cosa destacable es que sabe mantener la tranquilidad en los buenos y en los malos momentos, ¿correcto?

-Sí. Es mi forma de ser y mi forma de trabajar. Si las cosas no van y eres negativo, no conseguirás cambiarlas. Cuando día es malo o me cuesta ir rápido, intento pasar página y me centro en mejorar, en ver dónde puedo mejorar.

-¿En qué cree que más ha mejorado y que le queda aún por pulir?

-Me queda ser un poco más rápido al principio del fin de semana. Llegar más rápido. Hacer lo que hacía Stoner, que se subía a la moto y en la segunda vuelta ya estaba rodando en tiempos de récord. Y creo que he mejorado mucho en la tranquilidad y en saber ir rápido encima de la moto.

-¿Qué le dice el adiós de Pedrosa?

-Admiro mucho a Dani y admiro mucho lo que ha hecho todos estos años, con una victoria al menos cada temporada desde que ganó por vez primera. También admiro mucho su pilotaje con su físico y cómo hace correr tanto la moto, cómo la hace traccionar y cómo la levanta. Ha decidido retirarse y supongo que será lo mejor para él. Le admiro mucho. Era el referente para casi todo el mundo cuando éramos pequeños y llevaba en MotoGP desde 2006. Yo apostaba casi siempre por él y, aunque es una pena que se vaya, me enorgullece mucho haber compartido pista con él.

-¿Firmaría una trayectoria como la suya en MotoGP?

-Me gustaría mucho tener una trayectoria como la que él ha tenido. Ha ganado al menos una carrera en las trece temporadas que ha estado.

-Pero sin el título.

-Bueno, me gustaría tener una trayectoria como la de Pedrosa e incluso mejorarla. Siempre se puede mejorar. Si Pedrosa ha hecho lo que ha hecho y yo soy capaz de ello, por qué no hacerlo un poquito mejor.

-¿Por qué le es tan fiel al dorsal 42?

-Cuando empecé a correr en motocross, llevaba el número 14, que me gustaba mucho, y cuando pasé a la velocidad con nueve años no lo pude coger porque estaba ocupado. Lo cambié por el 24, pero en 2008 me quitaron el 24, porque lo cogió otro piloto antes que yo y lo que hice fue invertirlo y quedarme con el 42. En 2009 volví al 24 y en 2010 salté al Campeonato de España, así que valoré con qué dorsal había hecho mejores resultados y 2008 había sido mejor que 2009, con lo que me quedé con el 42.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar:close