AMAXOFILIA - La Pasión por Conducir info@amaxofilia.com

RTR celebra su 10º aniversario con un Mustang Spec 5 de nada menos que 750 CV

En el mercado de accesorios del automóvil hay muchas opciones si se trata de conseguir un Ford Mustang con elevadas dosis de potencia. Empresas como Roush, Shelby, Hennessey e incluso la propia Ford Performance han estado ofreciendo opciones más potentes durante décadas.

En 2010 nació una nueva compañía dispuesta a cambiar el panorama de las modificaciones del Mustang, contando incluso con garantía de fábrica: RTR. Como sabrás, esta compañía fue fundada por el piloto profesional de Fórmula D, Vaughn Gitten Jr., que trata de aportar diversión al rendimiento del Mustang.

Claro ejemplo de ello fue el Ford Mustang RTR de 900 CV que se hizo Nürburgring entero derrapando hace un par de años. RTR significa «listo para rockear», por eso estos pony cars de alto rendimiento no se centran solo en driftear o establecer los mejores tiempos de vuelta -aunque podrían-, sino en ofrecer la mejor experiencia de conducción.

Hoy, RTR celebra su décimo aniversario y se ha asociado con el equipo de Lebanannon Ford para ofrecer los Mustangs más salvajes que puedes comprar en un concesionario. Habrá solo 10 ejemplares del Mustang RTR Spec 5 que se ofrecerán a un grupo selecto de compradores.

En la actualidad RTR ofrece tres niveles de preparación en sus modelos. Los Spec 1 ponen el foco en la estética, los Spec 2 añaden un sistema de suspensión completo a las mejoras estéticas de los Spec 1; y los Spec 3 añaden un supercargador Ford Performance capaz de desarrollar 700 CV de potencia 827 Nm de par máximo.

Dicho esto, podéis haceros ya una idea de los que implica la Spec 5. Este paquete toma como base el Spec 3 y añade un kit Ford Performance Phase 2 Supercharger capaz de elevar la cifra de potencia hasta los 750 CV. Para hacer frente a esta potencia adicional, RTR también ha reforzado la transmisión.

En el exterior, el Spec 5 incluye un kit de ensanche completo. El precio de partida de este Mustang, sin contar con el vehículo base, es de 50.000 dólares americanos, algo más de 42.000 euros al tipo de cambio actual, lo que quiere decir que fácilmente la factura final del conjunto se nos irá por encima de los 80.000 euros.

Galería de imágenes



Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *