¿Se acabaron los Mercedes con motor Renault?

No exento de polémica, el acuerdo entre RenaultNissanMitsubishi y Daimler ha resultado ser muy beneficioso para todas las partes, sin embargo podríamos estar cerca de su fin. Comprar un Mercedes con motor diésel Renault tiene fecha de caducidad, y es que el acuerdo de colaboración entre ambos grupos está siendo replanteado, algo que responde a los muchos cambios que están viviendo ambos grupos y a las necesidades de apostar por nuevas estrategias. Así, los fructíferos lazos entre la alianza Renault-Nissan y Daimler (Mercedes-Benz) podrían desaparecer en los próximos años.

La colaboración entre Renault-Nissan y Daimler se produce principalmente en materia de propulsores térmicos, coches eléctricos y vehículos comerciales. Este acuerdo de colaboración nace en 2010, y como decíamos ha suspuesto grandes beneficios para todas las marcas implicadas, aunque también algún que otro fracaso (Infiniti Q30 o la Mercedes Clase X). Mal que pese, lo cierto es que el motor 1.5 dCi de Renault ha permitido a los Clase A, Clase B y CLA posicionarse en el mercado como best sellers, añadiendo la reducción de costes que supone desarrollar un motor gasolina de forma conjunta (1.33 Turbo), coches eléctricos (Twingo y smart) y vehículos comerciales como las Citan/kangoo o la nueva Clase T.

Ahora, tal y como han dado a conocer diferentes fuentes cercanas a los fabricantes implicados en este acuerdo de colaboración, la necesidad de asumir nuevos retos como la electrificación y la reducción de costes, obliga a pensar en nuevas estrategias. Pero la clave la encontramos en la próxima salida de uno de los responsables de este acuerdo, Jacques Verdonck, dando así comienzo a un nuevo escenario donde se pretenden estudiar nuevos acuerdos, pero ahora de forma individual por parte de cada fabricante.

El futuro pasa por los eléctricos y comerciales, aunque Daimler tendrá que negociar con cada marca de forma individual

2020 Nouvelle Renault Megane2020 Nouvelle Renault Megane

Así, la ventaja actual de poder negociar y plantear colaboraciones con 4 fabricantes se pierde, lo que responde sin duda a la necesidad de abordar alianzas más concretas. El fracaso de la Clase X, junto a la delicada situación de Renault y Nissan, obligan a plantearse nuevos retos, más aún con una Daimler que vendió la mitad de smart a Geely y que está llevando a cabo un fuerte plan de recortes en todo el mundo. Hay muchos flecos aún por abordar, pero las colaboraciones entre Daimler y Nissan son ahora las más difíciles de mantener sin llevar a cabo grandes cambios.

Dicho esto, todo apunta a que uno de los primeros grandes pasos en este sentido lo encontraremos en Renault con la reducción de la presencia de los motores diésel de 1.5 litros. Pues el avance en electrificación los hace cada vez más prescindibles, manteniéndolos con vida – aunque no por mucho tiempo – en los vehículos comerciales. En el caso de los motores 1.33 Turbo, sí que veremos una vida comercial más extensa, pues ya fueron diseñados para soportar un nivel de electrificación importante tal y como demuestran los Clase A o GLA PHEV.

Mercedes Concept Eqt 01Mercedes Concept Eqt 01

Un acuerdo a gran escala sí podría surgir entre Renault-Nissan-Mitsubishi y Daimler en materia de coches eléctricos, pues tanto Renault como Nissan tienen grandes planes para seguir impulsando su transformación. Ambas marcas ya han confirmado planes para crear grandes fábricas de baterías en Francia y Reino Unido, algo que a Daimler tampoco le vendría nada mal dado su ambicioso plan de reconversión de Mercedes-Benz. La venta de smart a Geely dejó a Renault sin socio para seguir impulsando el segmento A, sin embargo la solución ha sido traer a Europa un Dacia Spring que cumple perfectamente ese papel, y además lo hace a un coste muy inferior.

Dacia Spring 2021 0421 Recarga 114Dacia Spring 2021 0421 Recarga 114

Fuente: AutomotiveNews

Deja un comentario