Victoria de Arenas y quinto de Martín que aplaza el título

Qué locura de carrera la de Moto3 en el GP de Australia. El grupo de cabeza fue de 23 pilotos por momentos y de él se fueron unidades con aparatosas caídas, hasta siete, y alguna trascendental en la pelea por el título, como la de Bezzecchi, al que le tiró Rodrigo cuando ya había sido capaz de remontar desde la decimoquinta plaza hasta la primera.

Eso fue un golpe de suerte para Martín, que se equivocó con el desarrollo de su Honda y en el final de recta cedía sistemáticamente un montón de posiciones. Así, el español dio por bueno su quinto final, que le permite tener ahora 12 puntos de ventaja y bola de título para Malasia. Pero esa no fue la única alegría española, porque Arenas logró la victoria de su vida para alegría de Aspar y de todo el Ángel Nieto Team. La segunda del curso para él tras la de Le Mans.

Entre el primero y el decimocuarto, McPhee, sólo hubo 989 milésimas de distancia, en lo que debe suponer, a falta de confirmación, el final más apretado de la historia de la categoría. Los que no tuvieron la fortuna de acabar fueron los citados Bezzecchi y Rodrigo, que ha sufrido una abrasión en la pierna derecha que le obligará a pasar por el quirófano para limpiar la herida. Con problemas en el tobillo derecho ha terminado el joven Masiá, que se tragó la moto de su compañero Ramírez, al caerse justo delante suyo, y le enviaron al hospital en Melbourne para hacerle un TAC que descarte la posibilidad de fractura.

Dalla Porta se cayó solo cuando iba segundo y Arbolino y Foggia lo hicieron a dos vueltas del final, cuando rodaban justo detrás de Martín. Parecía que eso sería un buen momento para que el madrileño estableciera un corte, pero instantes después se dejaba pasar por tercera vez al entender que tenía que ceder una posición. Una de las veces pudo ser por adelantar con bandera amarilla, pero las otras no se las explicaba y se irá a Dirección de Carrera a pedir explicaciones.

En cualquier caso, ese quinto es bueno para el piloto del equipo Del Conca Gresini, porque bien pudo ser otro de los que acabara en el suelo. En la última vuelta tuvo toques con Oettl y Vietti, y antes ya lo había tenido con Sasaki. Eso que se viera por la tele, porque sobre la moto él asegura haber sentido más. Y es que en cada frenada de final de recta llegaban no menos de quince aviones pasándose y repasándose por todas partes.

Arenas jugó sus cartas lo mejor que supo y arriesgó al salir primero de la última curva, porque lo normal era que alguno le superara por rebufo, pero no lo hizo y cruzó la meta con 52 milésimas de ventaja sobre Di Giannatonio y 59 sobre Vietti, que en su segunda carrera mundialista ya sabe lo que es subir al podio.

Otro que tenía motivos para estar contento era Di Giannantonio, que vuelve a meterse en la pelea por el título al quedarse a 20 puntos de su compañero Martín y a ocho de Bezzecchi. Eso sí, el único que podría cerrar el título el próximo domingo en Sepang es el español, que necesitaría meterle 13 puntos más allí a Bezzecchi y otros cinco a Di Giannantonio.

Eso pasa, por ejemplo, por ganar la carrera y que Marco fuera como mucho quinto. Respecto al resto de españoles, Canet, que llegó a liderar, terminó sexto; López, que aguantó con los de cabeza toda la prueba, fue undécimo; y Pérez vigésimo.

MotoGP

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: